www.aplausos.es
 (Foto: Fernando Pérez)
(Foto: Fernando Pérez)

Paco Peña, torero... y cantaor

Siempre había cantado, pero nunca se había decidido a grabar ninguna maqueta y subir a los escenarios. Tras veinte años en el toro, actuando a las órdenes de toreros como Morante, Javier Conde, Dávila Miura o, en la actualidad, Antonio Barrera, Paco Peña ha dado el salto y ha presentado en su Écija natal “Con la verdad por delante”...

ESCUCHE CANTAR A PACO PEÑA Y VEA CÓMO SE GESTÓ EL CD

Siempre había cantado, pero nunca se había decidido a grabar ninguna maqueta y subir a los escenarios. Tras veinte años en el toro, actuando a las órdenes de toreros como Morante, Javier Conde, Dávila Miura o, en la actualidad, Antonio Barrera, Paco Peña ha dado el salto y ha presentado en su Écija natal “Con la verdad por delante”, un cedé de cante flamenco en el que satisface una necesidad interior personal con el mismo éxito con el que se ha enfrentado a los toros capote y banderillas en mano. De momento, el de plata goza del reconocimiento de la crítica y sueña con lograr que sus quejíos emocionen tanto como en muchas ocasiones lo ha hecho su toreo en los ruedos.

Su voz, pura y rota al mismo tiempo, suena desde hace un par de semanas en los ocho cantes que conforman el nuevo disco. A través de martinetes, soleás, seguiriyas, fandangos, sevillanas, bulerías…, entre otros palos flamencos, descubrimos a un Paco Peña cantaor poseedor de un potencial que puede auparle en el mundo flamenco, como ha conseguido en el del toreo, a las más altas cotas artísticas. “No me acuerdo de cuándo no me gusta el cante ni de cuándo no he querido ser torero. Toda mi vida he cantado, siempre lo he llevado dentro, y toda la vida he querido torear, desde chiquitito. Ambos mundos, tan vinculados entre sí, los he llevado siempre en lo más dentro de mí”, asegura Paco Peña.

Su faceta como cantaor, forjada en innumerables fiestas con algunos de los más grandes -Enrique Morente, Lebrijano, Turronero, Agujeta de Jerez, Fernando de Utrera…-, queda reflejada ahora, a sus 42 años, en un trabajo “Con la verdad por delante”, que está acaparando loas y alabanzas por parte de la crítica más exigente: “Acabo de debutar con caballos en el mundo de la música. Me hacía muchísima ilusión grabar un disco a mi gusto. Era una necesidad interior, necesitaba expresar mi forma de quejarme, de cantar, mi forma de sentir, de transmitir. El disco es un documento de mi forma de sentir el cante” y recuerda: “Y todas las letras y las músicas son mías. He grabado en pureza, intentando hacer todo muy personal”.

En el cedé, como no podía ser de otra manera, hay un tema dedicado al toreo. Se trata de unos tangos dedicados a Curro Romero y Rafael de Paula: “No veía oportuno cantar a algún torero que estuviera en activo, y esa pareja es, sin duda, una de las que más inspiran a la hora de cantar”. Junto a ese “De Romero y Paula”, Peña destaca su cante por soleares en “Aire y pelesía”, sus seguiriyas en “Soltaron los cabos” y el martinete de la canción que abre el disco, “Comiendo ricos piñones”. “Por mi eco de voz, por mi forma temperamental de cantar y transmitir -afirma-, con las seguiriyas y el martinete es con los palos con los que más cantaor me siento”, confiesa el de plata, que, ¿se siente más torero o cantaor?, cuestionamos: “Soy las dos cosas: torero y cantaor. Y lo seré hasta que me muera. Una cosa es ejecutar una profesión y otra sentirla. Y yo no ejecuto la profesión, yo la siento, y siempre lo hago de una manera especial”.

Según Paco Peña, el cante y el toreo -“para mí primos hermanos”, apunta- guardan infinidad de parecidos: “Al final en ambos mundos de lo que se trata es de transmitir tus sentimientos al público, sólo que en el toreo el toro a veces lo echa todo a perder; pero la preocupación antes de salir a la arena o al escenario, la incógnita de no saber cómo van a salir las cosas, de si uno se encontrará como quiere, de si llegará o no al público, la puesta en escena, la preparación de la mente… Todos esos hilos unen y hermanan ambas artes”. ¿Y la preparación? ¿Hasta qué punto tiene que ver en ambos ámbitos?, preguntamos: “El toro te obliga a entrenar el cuerpo entero y el cante fundamentalmente el oído. Yo estoy 24 horas escuchando cante. Hay que abrir tu mente, escuchar a todos, pues, como en el toreo, todos te aportan y pueden abrirte caminos. También hay que estudiar, pero sobre todo escuchar mucho y cantar, sacar la voz, buscar tus tonos, tus registros, y encajarlos. Y bueno, hay que llevarlo dentro. Si no, por mucho que escuches y estudies no vas a transmitir”.

Su sueño es asemejarse algún día “a los cantaores puros que tienen sonidos negros”, relata Peña, que cita como referentes a Manuel Torre, Tío Borrico, Terremoto, La Paquera, Agujetas, Chocolate, La Fernanda… “Esos son los que me llenan, mi escuela, con los que me identifico. Yo estoy en ese corte, igual que hay toreros artistas y tremendistas, yo pertenezco al grupo de los cantaores de sonidos negros porque mi eco de voz es así, no tengo una voz limpia, la mía es rota y doliente”.

Sin dejar de lado el toro, Paco Peña va a seguir ahondando en su otra gran pasión vital, el cante: “Pero voy a hacerlo con la humildad por bandera y con la misma dignidad, dedicación y respeto con la que me he enfrentado a mi profesión. El flamenco es muy serio, no es una fiesta, eso lo tengo claro”.

FICHA TÉCNICA:
"Con la verdad por delante"
Artista: Paco Peña, con la colaboración de los guitarristas Antonio García, Chemi López y Miguel Laguna; de Álvaro García en el compás y el cajón; y de Yolanda López en el coro.
Producción: La Droguería Music.
Número de temas: Ocho.
Cómo pedirlo: En la página “Paco Peña Cantaor” de la red social Facebook.
Precio: 10 euros.


PUBLICADO EN APLAUSOS EL 24 DE SEPTIEMBRE DE 2012

 (Foto: Fernando Pérez)
(Foto: Fernando Pérez)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti