30 de junio de 2010

Emocionado con el triunfo de la Selección

Juan del Álamo
martes 13 de julio de 2010

Anoche vi el partido de España contra Portugal. Tengo que reconocer que sufrí bastante, imagino que como todo el país. El gol de Villa supo a gloria y ahora toca merendarnos a Paraguay…

Anoche vi el partido de España contra Portugal. Tengo que reconocer que sufrí bastante, imagino que como todo el país. El gol de Villa supo a gloria y ahora toca merendarnos a Paraguay. No sé vosotros, pero yo ya estoy pensando en la final. Y menos mal que no toreo, que si no… ¡tendría que llevarme una radio a la plaza!

He empezado la semana como más me gusta: recogiendo un trofeo. Fue el lunes por la tarde, en el Hotel Wellington. Onda Cero me concedió el premio al Mejor Novillero de la Feria de San Isidro. El trofeo me lo entregó Matías Prats. No le conocía personalmente y me pareció un tipo fantástico, un crack. Es humilde, inteligente y además me sorprendió mucho que supiera todo de mí. Se acordaba de un reportaje mío que sacaron en Antena 3 y me dijo todos mis datos: edad, cuándo había toreado por primera vez… Me tenía fichado y que te reconozca alguien tan importante es algo que gusta. Y mucho.

Ese día llegué a Madrid a las seis de la mañana. Había toreado el domingo en Barcelona y conforme llegué a la capital me fui directo a dormir a un pueblo de la sierra, a San Rafael, a casa de Jesús Benito, mi apoderado junto a Guillermo Marín. Me levanté tardecito y me fui a correr con Jesús, que le tengo al pobre reventado de tanto esfuerzo, ¡jajaja! La verdad es que las cuestas que corrimos fueron una paliza y acabamos los dos casi con la lengua fuera.

Antes de recoger el trofeo pasé por la sastrería de Justo Algaba y dejé dos chalecos para que me los arreglara y compré unas zapatillas una camisa. Tras los premios, donde compartí cartel con Rafaelillo, Montoliu, Lorenzo Fraile, Fernando Cuadri, Adrián Gómez… -¡hay que ver qué casta tiene ese hombre!-, cenamos de picoteo y nos fuimos a dormir.

Ayer fue el clásico día de entrenamiento. Me fui a correr sobre las 9 de la mañana, que es la hora a la que suelo salir todos los días y, tras hacer ejercicios de estiramiento, me hice un toro de salón y entré unas cuantas veces a matar. Después de comer descansé media hora y luego me fui a pasear por el campo una hora y media aprovechando que estoy estoy en Villar de los Álamos, en la finca de Guillermo. Más tarde volví a entrenar de salón y nadé un rato en la piscina. Luego llegaría la alegría de España y su selección de fútbol. A ver si sigue la racha…

LEA EL DIARIO COMPLETO DE JUAN DEL ÁLAMO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando