Aplausos
23 de febrero de 2020, 11:26:49
Noticias

ZAPATO DE ORO


Tarde para el olvido en Arnedo

La flojedad de la novillada de Casasola da al traste con las ilusiones de Ángel Jiménez, David Salvador y Fernando Plaza

Por Luis Ruiz


Fotos: JUSTO RODRÍGUEZ

El primero fue devuelto por poca fuerza. Se corrió turno y salió el casasola previsto como cuarto. Fue un utrero deslucido ante el que Ángel Jiménez logró los pasajes más vistosos de salida con el capote. Arrancó con la muleta sobre la diestra, pero el novillo echaba la cara arriba. Trató de sobarlo el novillero, pero la embestida, de poca transmisión, tropezaba además las telas. Hubo algún natural suelto de buena factura, pero el conjunto resultó huérfano de emoción. No entró el público. Mató el torero de pinchazo y estocada trasera y caída y fue silenciado.

El segundo tuvo tanta calidad como poca fuerza. David Salvador poco pudo hacer ante un oponente que apenas lograba sujetarse. Dejó algunos naturales estimables pero el público le invitó a entrar a matar por la poca emoción del animal. Dejó una estocada, empleó una vez el descabello y fue silenciado.

Fernando Plaza fue silenciado con otro novillo flojo y deslucido: el tercero. Le costó desplazarse al utrero ya con el capote, rebrincándose en banderillas. Arrancó por alto el novillero, pero cuando bajó la mano en la primera serie con la muleta el de Casasola se vino al suelo. Lo cuidó el torero por los dos pitones sin obligar sus embestidas en una labor larga y sin conexión por la falta de vida del animal. Plaza, relajado en el ruedo, mató de tres pinchazos y una estocada.

En cuarto lugar saltó el sobrero de José Escolar, aplaudido de salida. Tras un largo puyazo, cortó en banderillas y no pasó en la muleta, mostrándose incierto, mirón y muy tardo. Soltaba también violentos gañafones que derivaron en varios desarmes. Animal complicado, con genio. No se confió Ángel Jiménez, que fue pitado cuando entró a matar saliéndose de la suerte. Dejó tres pinchazos antes de descabellar.

El quinto fue un novillo complicado y exigente. David Salvador cuajó una faena de mérito. Instrumentó los mejores naturales de toda la tarde. El novillo llevaba la cara alta, pero Salvador compuso bien la figura y su toreo llegó a los tendidos. Había que tirar de la embestida y estar muy puesto y el novillero cumplió sobradamente. Labor bien estructurada pero un punto larga, lo que provocó que el novillo empezara a tardear y quisiera irse. Lástima que matara mal, de dos pinchazos, media estocada y cuatro descabellos.

Cerró plaza otro casasola que rozó la invalidez. Dio dos volatines antes del único puyazo que tomó, que fue un verdadero simulacro. Se derrumbó en banderillas y Fernando Plaza, cuando cogió la muleta, trató de hacer el toreo con suavidad, llevando al claudicante animal a media altura. Dio el utrero otro volatín en una serie al natural y terminó de derrengarse. Plaza mató de una fea estocada, por caída, finiquitando así una tarde para el olvido.

Arnedo (La Rioja), lunes 1 de octubre de 2018. 4ª del Zapato de Oro. Novillos de Casasola. Devuelto el 1º por inválido, corriéndose turno y jugándose en cuarto lugar un sobrero de José Escolar, complicado. Los de Casasola, todos con muy poca fuerza. El único más exigente, el quinto. Todos correctos de presentación. Ángel Jiménez, silencio y leves pitos; David Salvador, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos; y Fernando Plaza, silencio en su lote. Entrada: Un cuarto.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es