Aplausos
1 de junio de 2020, 0:20:25
Noticias

TEMPORADA GRANDE


Explosión de toreo a caballo de Diego Ventura, que indulta a Fantasma en La México

El de La Puebla del Río paseó los máximos trofeos simbólicos en una tarde histórica en la que Enrique Ponce paseó una oreja a pesar de no tener toros y El Payo cayó herido

Por Redacción APLAUSOS


Fotos: PLAZA MÉXICO

Tras el paseíllo inaugural de la Temporada Grande se tributó un minuto de aplausos en recuerdo de todas las personas fallecidas este año relacionadas con el mundo del toro. A continuación, las cuadrillas, toreros y monosabios dieron una vuelta al ruedo con pancartas, reivindicando la situación de la Fiesta ante los ataques sufridos.

La tarde tuvo un nombre: Diego Ventura. El de La Puebla del Río indultó al quinto de la tarde, Fantasma de nombre, número 82, de 487 kilos, nacido en julio de 2014, de la ganadería de Enrique Fraga, un toro de pelo jabonero que resultó sensacional para el toreo a caballo, con un galope constante durante toda su lidia, fijeza y acometividad. La faena fue una explosión de toreo. La Monumental se puso en pie y vibró con la tauromaquia apasionada y entregada de Diego Ventura, en una faena que mantuvo el interés de principio a fin. Un obra rotunda.

Lo paró garrocha en mano, encelándolo perfectamente a lomos de Bombón. Y de pronto llegó la magia con Sueño y la sensación de que algo grande podía ocurrir. El galope a dos pistas cosido el toro a la grupa y al hilo de las tablas, junto con los cambios por los adentros, fue excelso. Una banderilla con el caballo andando para atrás, inverosímil, fue uno de los clímax de la obra. Cumbre de Sueño. Al final, llegaron las piruetas con Gitano y un momento histórico, el par a dos manos con Dólar sin cabezada, que desató la locura y la petición de indulto. Un momento mágico que guardarán los aficionados en la retina. Se lo llevó Diego hasta chiqueros con la muleta, pie a tierra, no si antes dejar algún que otro muletazo de buen gusto. Memorable. Paseó los máximos trofeos simbólicos en una vuelta al ruedo junto a Sueño y Dólar.

Abrió plaza un toro de Enrique Fraga, serio, que salió con pies pero que se agarró pronto al piso, vendiendo caras sus embestidas, exigiendo terrenos de cercanías. El fallo con el rejón de muerte de Diego Ventura impidió que el rejoneador tocara pelo tras una faena en la que logró meterse en terrenos del toro y conseguir la reunión y ligazón deseada. Con Oro dejó detalles de gran calidad en banderillas, al igual que con Colombo, antes de clavar las cortas con Toronjo. Faena meritoria e inteligente emborronada con el acero de muerte. Al final del festejo, no quiso salir a hombros de la Monumental por respeto al compañero herido.

Enrique Ponce cortó una oreja del primero de su lote, un toro que fue levemente protestado de salida por su presentación. El valenciano cuajó una faena larga, de muchos muletazos, en la que revistió su quehacer de elegancia y su habitual estética. Lo mejor del trasteo fue un inicio sacándose al toro hasta los medios con torería y naturalidad y los reiterados cambios de mano para abrochar las series. El toro de Barralva, flojo, perdió las manos en varias ocasiones. Mató de una estocada, se pidió minoritariamente el trofeo que fue concedido entre la división del respetable.

Su segundo, que llegó tras la conmoción de Ventura donde la plaza quedó en un compás de calma, no le dio ninguna opción a Ponce, que acabó resignado ante las nulas condiciones de un toro que salía desentendido de los muletazos y que no se empleó nunca. Esta vez, ni las manos del valenciano pudieron obrar el milagro.

Fotos: TADEO ALCINA

Muy dispuesto salió Luis David en su primer turno, al que recibió con una larga cambiada. Fue la primera declaración de intenciones, que tuvo continuidad en un ajustado quite por gaoneras y una apertura de faena con el cambiado por la espalda. Todo muy vibrante. El joven azteca, entregado, no le perdió la cara a un toro sin ritmo, deslucido y que acabó defendiéndose más que embistiendo. Se atascó con los aceros.

El último de la tarde derribó al picador. Oportuno el quite de Ponce al del castoreño, que quedó a merced. Empujó con bravura en un segundo encuentro. Bonito el quite por chicuelinas de Luis David. El diestro mexicano supo aprovechar lo poco que tuvo el toro, desentendido y rajado, siempre por encima. Tuvieron calado los circulares que parecían no encontrar final. Ambicioso Adame, sin tirar la toalla ante tan pobre material, con una actitud encomiable. Pinchó en la suerte de recibir antes de amarrar una buena estocada al encuentro.

En los inicios de faena de muleta del séptimo, El Payo, que le dio distancia al de Barralva, fue herido. Se frenó el toro a mitad de muletazo y le lanzó un derrote seco siendo corneado a la altura de la rodilla derecha. Fue Enrique Ponce quien tuvo que matar al toro. Según informó el cirujano Rafael Vázquez Bayod a los micrófonos del canal Toros, El Payo fue atendido de una "cornada extensa de unos 25 cm. que afecta a músculos pero no reviste gravedad al no afectar a vasos sanguíneos importantes".

Empujó con bravura en el caballo el tercero de la tarde, muy bien presentado, que después se paró en la muleta y desarrolló aspereza. Lo más destacado de El Payo, que realizó una labor paciente, llegó en una tanda de naturales de tono más enfadado. Mató de una estocada entera.

México D.F. (México). Domingo, 11 de noviembre de 2018. Inauguración de la Temporada Grande. Toros de Enrique Fraga, para rejones; el 2º, Fantasma de nombre, número 82, de 487 kilos, nacido en julio de 2014, indultado, y Barralva, para la lidia a pie, desiguales de presentación y pobre juego. Diego Ventura, silencio y dos orejas y rabo simbólicos; Enrique Ponce, oreja y silencio; Octavio García "El Payo", silencio y herido; Luis David, silencio en ambos. Entrada: Más de 35.000 espectadores. Saludó en el cuarto de la tarde Gustavo Campos.

PARTE MÉDICO DE EL PAYO

En la lidia del séptimo toro Octavio García "El Payo" resultó herido, con una "cornada en tercio medio de muslo derecho que desgarra severamente la piel 10 centímetros, con dos trayectorias la primera hacia arriba de 25 centímetros y otra hacia abajo de 10 centímetros; lesiona músculos y aponeurosis de la región. Se aplica protocolo de Estabilización Médica Avanzada, para posteriormente ser trasladado al Hospital Ángeles Mocel para su manejo quirúrgico por el equipo multidisciplinario del los Servicios Médicos de TauroPlaza México".

PARTE MÉDICO DE FERNANDO RÍOS

El puntillero Fernando Ríos fue alcanzado por el sexto, sufriendo "severa cornada en cara interna de muslo izquierdo tercio proximal, que desgarra piel en con una extensión de 12 centímetros, presenta dos trayectorias: una profunda de 15 centímetros arriba; y abajo otra de 10 centímetros. También es trasladado Hospital Ángeles Mocel para su manejo quirúrgico".

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es