Aplausos
15 de julio de 2020, 7:35:26
Noticias

CAMPO PEQUENO


Bastinhas se crece y Cayetano se gusta en Lisboa

Marcos Bastinhas realizó la faena de su vida en memoria de su padre y fue sacado a hombros

Por Andrade Guerra


Fotos: JOAO SILVA

Mucho más allá de lo que pasó en el cuarto festejo del abono de Campo Pequeno, la noche transcurrió en ambiente de fuertes emociones en el que era palpable el cariño de toda la afición hacia el inolvidable Joaquim Bastinhas, que en las últimas décadas se convirtió en el más popular de los toreros ecuestres lusos, cuyo carisma desbordante sobrepasó las fronteras del mundillo taurino alcanzando dimensión nacional. Al iniciarse el festejo, se le rindió un homenaje que reunió en la arena a sus familiares con todos los artistas actuantes.

Pero el homenaje más grande, de Campo Pequeno al cielo, lo protagonizó su hijo Marcos, que le brindó la lidia del segundo toro, codicioso, cuando realizó la faena de su vida, una obra consistente, donde mezcló la alegría marca de la casa con el toreo fundamental, alcanzando cotas muy altas. Locura en los tendidos, entre ovaciones y lágrimas.

El joven Bastinhas redondeó su actuación ante el bravísimo quinto, una auténtica máquina de embestir, con bravura y clase. La sobrada casta del toro casi hizo olvidar que estaba cojo y propició un nuevo triunfo al jinete, aunque un punto por debajo de su anterior lidia. Finalizó con el habitual par a dos manos en ambiente de apoteosis. Salió en volandas por la puerta grande.

Una de las notas más positivas de las dos últimas temporadas en Lisboa ha sido -y continúa siendo- el alto listón ganadero, que se mantuvo en este festejo, donde se apreció un magnífico encierro de Varela Crujo, con trapío, nobleza e codicia.

A Joao Moura le tocó el único manso de la noche, que rompió plaza y le obligó a sacar sus recursos en una lidia muy correcta pero de escasa emoción porque el toro no transmitía. El maestro de Monforte supo ver de inmediato las condiciones del cuarto, al que se impuso desde el primer momento, bregando con proximidad y atacando de largo en suertes de nota alta. Entrega y sabiduría fueron las claves del éxito del eterno Moura, que el público volvió a aclamar con el cariño de siempre.

Cayetano se presentó en la histórica plaza, donde cosecharon grandes triunfos su abuelo Antonio Ordóñez y su padre Paquirri. Lanceó de capote con soltura al tercero, un noblón sin chispa. La faena de muleta tuvo pasajes estimables sin calentar en demasía. Los momentos álgidos llegaron en el que cerró plaza, con movilidad y repetidor. Cayetano inició y terminó la faena de rodillas, llegando fuerte a los tendidos, pero la labor, de largo metraje, no se limitó a los adornos. hubo series de nota alta por ambos lados, destacando los naturales templados y con regusto.

Los forcados amadores de Portalegre y de Chamusca ejecutaron con eficacia las pegas de cara. Destacó, frente al quinto, Bernardo Borges (Amadores de Chamusca).

Lisboa (Portugal). Jueves, 6 de junio de 2019. Toros de Varela Crujo, bien presentados, nobles y codiciosos. Destacó el bravo 5°. El ganadero dio la vuelta al ruedo. Joao Moura, vuelta y vuelta; Marcos Bastinhas, dos vueltas y dos vueltas; Cayetano, vuelta y vuelta. Entrada: Dos tercios de plaza.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es