Aplausos
29 de mayo de 2020, 8:37:03
Noticias

FERIA DE SAN MATEO


El palco le birla a Juan Leal la puerta grande en Logroño

El francés sorteó el mejor ejemplar de la buena corrida de El Parralejo, con la que Luis David paseó también un trofeo y El Cid perdió premio con el acero

Por Luis Ruiz


El primero fue un toro justo de fuerzas, protestado en el tercio de varas. El Cid fundamentó su labor por el pitón derecho, toreando con temple, sin obligar y dando tiempos al toro. El de Salteras, aseado, aprovechó la escasa condición de su oponente, con tanta calidad como falta de emoción. Escuchó aplausos tras matar de pinchazo, estocada contraria y descabello.

El cuarto fue un toro magnífico, de gran fijeza, duración y calidad. En el saludo de El Cid destacaron dos verónicas y una media de buen trazo. Peleó el de El Parralejo con bravura en varas y el de Salteras, percatado de la buena condición de su oponente, brindó al público. Alternó El Cid las series por los dos pitones, luciendo su izquierda poderosa y estando el conjunto a la altura del toro. El compromiso mostrado por el sevillano le granjeó las ovaciones. Junto al toreo fundamental hubo adornos como cambios de mano, pases afarolados, molinetes invertidos... y hubiera tocado pelo de no haber pinchado dos veces antes de la estocada. Dio la vuelta al ruedo.

Juan Leal brindó su faena al público tras las gaoneras de Luis David. El espectacular inicio -de hinojos en el centro del ruedo- conectó de inmediato con el público. En redondo dejó una serie con ligazón y buen son el francés, que toreó al natural de uno en uno, sobresaliendo en un pase de pecho perfecto. Combinó todo con alguna arrucina y volvió a hincarse de rodillas para coronar su labor. Con la gente caliente, mató de pinchazo y media, teniendo que emplear el verduguillo, por lo que todo quedó en una vuelta al ruedo. El toro tuvo virtudes como la fijeza, la calidad y el motor.

El quinto fue un toro extraordinario, de enormes cualidades. Tuvo duración, prontitud y mucha calidad. Además, peleó bien ante el piquero. Leal brindó de nuevo al respetable, ejecutando en el centro del ruedo un péndulo antes de torear en redondo por los dos pitones. Su trasteo fue yendo a más entre el público, que coreó especialmente con olés una tanda a derechas de mano baja, en la que ligó y corrió bien la mano. Los notables pases de pecho y los circulares invertidos con los que remató su actuación precedieron a una estocada de espectacular ejecución. Rodó pronto el bicho, se concedió una oreja al torero y se le pidió con fuerza la segunda.

Luis David cortó una oreja del tercero, cuya muerte brindó a El Cid. Protagonizó una faena aseada, en la que tampoco pudo obligar al toro porque no le sobraban las fuerzas. Aprovechó no obstante las opciones de su oponente y, tras unas manoletinas muy ceñidas, mató recibiendo. La muerte rápida y espectacular del toro desató la petición de trofeo por parte del público.

Áspero y deslucido, el sexto no le permitió a Luis David redondear su tarde. El mexicano quitó por lopecinas y brindó al público, pero el animal cabeceó y protestó mucho en la muleta. Intentos en balde por parte del hidrocálido, pues no había posibilidades de lucimiento. Mató de estocada desprendida y fue silenciado.

Logroño, miércoles 25 de septiembre de 2019. Feria de San Mateo. Toros de El Parralejo. Bien presentados y de buen juego salvo el áspero 6º y el flojo 1º. Destacaron especialmente el 2º, el 4º y el extraordinario 5º. El Cid, palmas y vuelta al ruedo; Juan Leal, vuelta al ruedo y oreja con fuerte petición de la segunda; y Luis David, oreja y silencio. Entrada: Un tercio. El Cid recibió una estatuilla de la empresa en reconocimiento a su trayectoria.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es