Aplausos
27 de febrero de 2020, 23:50:47
Noticias

SETMANA DE BOUS


El clasicismo de Plaza y la arrolladora entrega del Niño de las Monjas

El madrileño y el valenciano abren la puerta grande de Algemesí tras cortar dos y tres orejas, respectivamente; Victoriano del Río lidió una excelente novillada

Por Ángel Berlanga


Fotos: MATEO

Abrió plaza un excelente novillo de Victoriano del Río que ya de salida mostró temple y buen son por los dos pitones. Mantuvo su notable condición en la muleta de Fernando Plaza, que lució de salida a la verónica y en el quite por tafalleras y cordobinas. Abrió después faena de rodillas e hilvanó las series por ambas manos con un toreo académico y templado. Concluyó con bernadinas y una estocada corta en la yema, y fue premiado con una oreja.

Plaza prologó su obra al tercero con ajustados estatuarios, quieto como un poste. Luego hubo firmeza y encaje en el toreo a derechas, con muletazos de mano baja y buen gobierno. Por ese lado surgieron los momentos más logrados de un trasteo que contó con otro estupendo colaborador. El de Victoriano embistió franco y por derecho, con largura y humillación por los dos pitones. Plaza mató de pinchazo y estocada y logró otro apéndice.

Duplicado, número 72, de pelo negro, fue el novillo del debut con picadores de Jordi Pérez “El Niño de las Monjas”, que conectó de primeras con el público quitando por caleserinas rematadas con una brionesa. En banderillas El Sirio resultó prendido. Sufrió una fuerte paliza y pasó por su propio pie a la enfermería donde fue atendido de una herida en la cara interna de la pierna derecha, arriba de la rodilla, que no reviste gravedad. Brindó Jordi al director del centro de Asuntos Taurinos, Toni Gázquez, y a sus profesores de la Escuela de Tauromaquia. Luego, a los sones del pasodoble que lleva su nombre, anduvo voluntarioso con un buen novillo pero sin lograr caldear el ambiente hasta los redondos, luquecinas y desplantes finales. Mató de un pinchazo hondo que bastó y fue premiado con una oreja.

El pasaje más emotivo de la tarde llegó con el recibo capotero de Jordi Pérez al cuarto: seis largas cambiadas, seis, que pusieron la plaza literalmente en pie. Tras un quite por gaoneras del joven valenciano, El Sirio, una vez curado en la enfermería, clavó su par de banderillas. Sonó la diana floreada y el de Las Monjas brindó al público y se dobló por bajo. Cuando el novillo no tropezó las telas también embistió con categoría, completando así un magnífico encierro. Lo mejor de la labor de Jordi llegó en las postrimerías, con otro final de rodillas absolutamente entregado y arrollador. Llegó incluso a atropellar la razón, estando a punto de sufrir un serio disgusto al ser cogido. Salió del trance ileso y con la plaza convertida en un manicomio enterró el acero al primer viaje. Falló el tercero con la puntilla y levantó al de Victoriano, que tardó en doblar, pero ello no fue óbice para que le fuesen concedidas al torero las dos orejas, con ensordecedora petición de rabo, no atendida por el palco.

Algemesí, jueves 26 de septiembre de 2019. Novillos de Victoriano del Río, de excelente presentación y juego. Fernando Plaza, oreja y oreja; Jordi Pérez "Niño de las Monjas", que debutó con picadores, oreja y dos orejas con fuerte petición de rabo. Entrada: Lleno. Al romperse el paseíllo, Toni Gázquez, director del centro de Asuntos Taurinos de la Diputación de Valencia, entregó una placa a Jordi Pérez en recuerdo de su paso por la Escuela de Tauromaquia de Valencia en presencia de José Copete “Copetillo”, Juan Carlos Vera y Víctor Manuel Blázquez. El mayoral de Victoriano del Río fue obligado a saludar por el público al término de la novillada.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es