Aplausos
2 de abril de 2020, 8:28:47
Reportajes

ENTREVISTA


Lea Vicens: "En 2019 he sido la torero a caballo que más orejas ha cortado en plazas de primera"

"Comparto la puerta grande de Madrid con todas las compañeras que desde hace años vienen trabajando duro para abrirse paso en este mágico pero durísimo arte", señala la rejoneadora

Por Juan Manuel Sánchez-Morate

Lea Vicens sigue haciendo historia. Por tercer año consecutivo ha terminado la temporada en lo más alto del escalafón. A ello ha sumado otro hito al convertirse en la primera rejoneadora que sale por la puerta grande de Las Ventas. Éxitos que no colman la ambición profesional de Lea, que sigue trabajando duro diariamente para seguir entre los grandes, manteniendo máximo nivel y triunfando de manera incontestable en las primeras plazas de España y Francia.


-Si liderar una temporada el escalafón es difícil, hacerlo en tres ocasiones seguidas se convierte en un récord nada fácil de conseguir.

-Así es. A lo largo de la temporada 2019 toreé cuarenta corridas, cortando sesenta y ocho orejas y dos rabos. Una temporada bastante amplia en la que disfruté mucho, pasé por las ferias más importantes de España y Francia, demostrando solidez y solvencia. Otro dato a tener en cuenta es que fui la torero a caballo que más orejas corté en plazas de primera.

-Sobre todo destaca Madrid.

-Madrid es Madrid. Y es verdad. Desde que me vi anunciada sentí una sensación muy especial. Por una parte, el privilegio de torear en la plaza más importante del mundo. Por otra, tener la oportunidad de demostrar el trabajo realizado durante meses, incluso años. Si a ello añadimos la satisfacción de compartir cartel con una máxima figura como Pablo Hermoso de Mendoza, cuajar dos faenas importantes, y abrir la puerta grande, pues es un sueño hecho realidad.

-¿Y cómo vivió ese sueño convertido en realidad?

-Es difícil describirlo. Se reúnen tantos recuerdos y sensaciones en tan poco tiempo… No obstante, puedo asegurar que todo fue intenso, muy intenso. Además, los toros colaboraron en buena medida. Los caballos estuvieron a buen nivel. Las faenas resultaron emotivas, equilibradas, medidas. Y la conexión con los aficionados se produjo de principio a fin. Vamos, que todo se desarrolló a la perfección. Como sabe, no es fácil que se den todos los requisitos.

-Afirma usted que fue una experiencia intensa. ¿Es posible que la intensidad llegara a su cénit cuando atravesó en hombros la puerta de Madrid, convirtiéndose en la primera torero a caballo que lo consiguió en la historia del toreo a caballo?

-Todo sucedió con mucha rapidez. Aun así, fui consciente de la importancia del momento. Fue un momento glorioso, fruto de grandes esfuerzos y sacrificios. De muchísimas horas de trabajo, de superar múltiples dificultades… Y que quise compartirlo especialmente con mi familia, con Ángel Peralta, mi apoderado Simón Casas, todo mi equipo. Y, cómo no, con todas las compañeras que desde hace años vienen trabajando duro para abrirse paso en este mágico, pero durísimo arte de torear a caballo.

Lea Vicens: “Soy consciente de la importancia de abrir la puerta grande de Las Ventas. Fue un momento glorioso, fruto de grandes esfuerzos y sacrificios”

-Aparte de Madrid, asimismo triunfó con fuerza en Burgos, Salamanca, Logroño, Valencia, Jaén….

-Quiero recordar que en las plazas que menciona salí por la puerta grande. Pero también cuajé buenas actuaciones en Huesca, Palencia, Soria, Badajoz, Córdoba…

-¿Y en Francia?

-Francia es mi país, y cuando toreo me siento muy responsabilizada. Es cierto que disfruto mucho, pero me invade una presión especial. Quiero dar cuanto llevo dentro, no defraudar, e intentar que cuantos aficionados vayan a verme, disfruten. En Francia me han visto evolucionar hasta llegar a lo que soy en la actualidad. Siento que me respetan mucho, se sienten orgullosos de mí, y de alguna forma me consideran como un modelo a seguir. Estos factores me obligan a darlo todo. Mis triunfos más importantes tuvieron lugar en Dax, Beziers y Nimes, las plazas más importantes de Francia.

-Por cierto, ¿cuándo debutará en Portugal?

-Portugal es un país que admiro. He toreado allí en varias ocasiones. No obstante, actualmente mi carrera está más centrada en Francia y España.

-Triunfar en el toreo a caballo es sinónimo de buena doma y buena cuadra. Tanto es así, que si no hay doma, no hay toreo.

-Exactamente. Cada toro presenta unas condiciones y comportamientos distintos. Conviene descubrir cuanto antes sus reacciones, al tiempo que disponer de los caballos adecuados para transformar las acometidas en embestidas, templarlos y someterlos, para lidiarlos y/o torearlos con eficacia y arte. Respecto a la doma, le doy gran importancia. Paso cientos de horas trabajando con los caballos para establecer un diálogo y relación recíproca, basada en máximo respeto y comprensión. La doma, la buena doma, exige equilibrio, armonía, y es la que se ejecuta con método, paciencia y generosidad. Procuro que mis caballos dispongan de “buena boca”, elasticidad, velocidad, reflejos, sumisión. Y, algo muy importante: que psicológicamente estén equilibrados. Hay que tener muy en cuenta que el verdadero caballo torero es aquel que va hacia el toro voluntariamente, por decisión propia, no por imposición, sino por convicción.

-Es un hecho constatado que en los últimos años, en la doma del caballo torero se han introducido varios ejercicios procedentes de la doma clásica, por cierto, con muy buenos resultados. Según su criterio, ¿qué influencias ejerce?

-La doma clásica es la base de la equitación clásica. Se trata de una modalidad de doma dirigida a desarrollar las capacidades físicas, psicológicas, incluso, respetando la personalidad y creatividad del caballo con el objetivo que realice sus funciones con la mayor libertad posible, ligereza, versatilidad y elegancia. Ciertamente, la doma clásica, de manera progresiva se va aplicando en la preparación de los caballos toreros, y los resultados obtenidos son muy interesantes. Diría que en los primeros compases de su preparación, cuando comienza a trabajarse con los potros, sus efectos son muy positivos. En cualquier caso, hay que dejar muy claro que la doma base, la esencia de la doma del caballo torero ha sido, es y será la doma vaquera. Doma, por otra parte, dirigida a adiestrar al caballo para que lleve a cabo las faenas del campo bravo con sumisión, eficacia, seguridad, y para enfrentarse al toro bravo en la plaza.

“Quise compartir ese triunfo con mi familia, con Ángel Peralta, mi apoderado Simón Casas y todo mi equipo. Y con todas las compañeras que desde hace años vienen trabajando duro para abrirse paso en este mágico mundo”

-La elasticidad en el caballo torero, especialmente en el dorso, es fundamental para conseguir una correcta biomecánica y, en consecuencia, que se muestre ligero y equilibrado. ¿Qué ejercicios pone usted en práctica para lograr esa elasticidad en sus caballos?

-Como saben los aficionados, el dorso es la región del caballo situada entre la cruz y el lomo que a través de la columna vertebral los conecta con la grupa, y contribuye a transmitir el empuje del tercio posterior al tercio anterior. Por lo tanto, tiene una gran importancia. Es fundamental que el dorso esté bien configurado por correctas vértebras dorsales y músculos sólidos. A partir de aquí, mediante los ejercicios gimnásticos adecuados, se trabajará de manera progresiva hasta conseguir dotarlo de una correcta elasticidad. Algunos de los ejercicios más comunes que se llevan a la práctica para lograr que el dorso adquiera una flexibilidad adecuada destacaría: trabajo a la cuerda, trote, ejercicios dirigidos a descontraer músculos, desplazamientos circulares, serpentinas y trabajo en dos pistas como apoyos, paso de costado, espalda adentro…

-El caballo dispone de dos motores principales como son el motor propulsor, que es el corazón, y el motor impulsor que tiene como base y protagonistas las extremidades posteriores. ¿Cuál puede considerarse como decisivo?

-Los dos conllevan gran relevancia y necesitan estar perfectamente configurados e interrelacionados entre sí. Hay que tener en cuenta que el caballo, necesariamente, tiene que ser un atleta y, por lo tanto, disponer de una sólida estructura ósea, correctos sistemas respiratorio, digestivo, nervioso, circulatorio. Y, especialmente, el circulatorio tiene que estar en perfectas condiciones y no presentar problema alguno. Por su parte el motor impulsor resulta imprescindible para que el caballo avance hacia adelante y lo haga con potencia y seguridad. Cualquiera de sus aires tienen que ser francos, rítmicos y regulares. En definitiva, ambos motores son muy importantes. En dos palabras, deben forman una simbiosis perfecta.

-Lea, actualmente, la inmensa mayoría de los caballos toreros son de raza lusitana. ¿No cree que también sería interesante abrir la puerta a otro tipo de caballo, por ejemplo: hispano-árabe, luso- árabe, incluso el PRE?

-Me parece conveniente y necesario. Es obvio, que, actualmente, el caballo lusitano es el que mejor se adapta para torear. Pero, también es interesante contar con caballos de otras razas. Concretamente yo tengo caballos hispano-árabe, caso de Cleopatra, caballos luso-árabes, incluso de PRE. Cada uno tiene sus rasgos, sus ventajas, inconvenientes, pero, insisto, es positivo que haya variedad.

"Me apasiona la cocina francesa y la española"

-En el escaso tiempo libre que le dejan sus actividades profesionales, ¿qué hace?

Tengo muy poco tiempo libre. Ahora, en esta época del año, monto cada día aproximadamente doce horas al día. Cuando termino estoy agotada. Por lo tanto, mientras descanso, suelo leer, ver alguna película, escuchar música. Vamos, todo muy tranquilo.

-Y salir a cenar, ir de compras…

La gastronomía me encanta. Me apasiona la cocina francesa y también la española. Reconozco que me gusta comer bien y lo disfruto. Ir de compras, para nada. Un día cualquiera voy a las tiendas de ropa y compro para todo el año. Sigo la moda y estoy pendiente de sus tendencias. Pero, de verdad, que no me llama la atención visitar escaparates.

.

-Por cierto, ¿a la hora de adquirir un caballo, en qué se fija?

-Fundamentalmente, que me guste, que me enamore. Después valoro que sea proporcionado, armónico, con buena morfología, de carácter noble, correcta biomecánica, funcionalidad, y buenos movimientos.

-¿En qué porcentaje se siente usted domadora, amazona y torera?

-En la misma proporción. Siempre he domado a mis caballos. Para mí es muy importante. Ello permite conocernos mejor, establecer un continuo diálogo, unificar esfuerzos, sincronizar voluntades, y que todo fluya con máxima naturalidad. En lo que se refiere a la monta, también es un apartado fundamental. Montar con equilibrio, estética y plasticidad contribuye de manera sustancial a favorecer la ejecución de las distintas suertes y su elegancia. Por último, la faceta de torero implica conocer bien reacciones y comportamiento de los toros, terrenos, intuición, decidir en función de circunstancias…

“Para comprar un caballo me tiene que enamorar. Después valoro que sea proporcionado, armónico, con buena morfología, carácter noble, correcta biomecánica, funcionalidad y buenos movimientos”

-Sé que le gusta montar a la amazona. ¿Lo hace con alguna frecuencia?

-Todo lo relacionado con la equitación me apasiona. Es una forma distinta de montar y sentir el caballo. Lleva implícita una fantástica estética y elegancia. Alguna vez he montado, pero, sinceramente, no mucho.

-En breves fechas comienza la temporada 2020. A priori, ¿cuál será su planteamiento?

-En febrero tengo tres festivales. Teniendo en cuenta los triunfos conseguidos el pasado año en las plazas más importantes, espero que los empresarios lo tengan en cuenta y vuelvan a repetirme.

Una cuadra de presente y futuro

-Bético, Gacela y Bach son los caballos titulares de su cuadra que suelen torear prácticamente todas las tardes. ¿Qué caballos nuevos les irán sustituyendo?

-Son tres caballos fundamentales en mi cuadra. Atraviesan por muy buen momento y son los responsables de mis triunfos. Les estoy muy agradecida, sobre todo, porque con su actitud y comportamiento me han enseñado muchísimas cosas sobre la lidia, y son capaces de resolver cualquier problema que surja. Es obvio que son muy distintos. Cada uno tiene su propia personalidad y concepto del toreo. Pero todos lo sienten y lo interpretan con una verdad extraordinaria.

-Los mencionados caballos están en plena madurez. ¿Quiénes le sustituirán?

-Fundamentalmente seis. Son todavía potros, pero que van a ir toreando de manera progresiva. Sus nombres son: Diluvio, Sorpresa, Faraón, Nono, Dorado y Rey. Diluvio es un caballo luso-árabe, negro, careto y calzado, con ocho años y el hierro de Lea Vicens. Participa en el tercio de banderillas. Sorpresa ofrece capa perla, tiene cinco años, no cuenta con papeles, y no lleva ningún hierro. Debutará como caballo de salida. Faraón es un caballo de capa castaña, raza deporte español, hijo de Hechicero, primo de Gacela, y cinco años. De momento actúa como caballo de salida. Nono saldrá en el tercio de banderillas. Es alazán, luso-árabe, hijo de Quebec, lleva el hierro de Nono Díaz y cinco años. Estoy convencida de que será un magnífico caballo de banderillas. Dorado es de capa perla, luso-árabe y cinco años. Por último, Rey será el destinado a último tercio. Se trata de un caball luso-hannoveriano, muy poderoso y valiente.

Revista de toros | Noticias toreros y corridas | Portal taurino.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.aplausos.es