15 de julio de 2010

Jornada de tentadero en La Cabañuela

Juan del Álamo
Juan del Álamo
martes 20 de julio de 2010

Os escribo de regreso a Salamanca. Esta mañana he estado en Burgos, tentando en la finca de Antonio Bañuelos junto a Patrick Oliver. Hemos toreado seis eralas y la verdad es que he disfrutado tela…

Os escribo de regreso a Salamanca. Esta mañana he estado en Burgos, tentando en la finca de Antonio Bañuelos junto a Patrick Oliver. Hemos toreado seis eralas y la verdad es que he disfrutado tela. Estaban fuertes, eran casi utreras y han salido en general muy buenas, especialmente la última de todas, que la he toreado yo. Esa ha tenido calidad, ha embestido siempre por abajo y ha sacado mucha bravura. No he llegado a preguntarle al ganadero, pero supongo que la habrán aprobado porque ha sido realmente importante.

Con Patrick Oliver ya había toreado antes. Fue este mismo año, en Arles, una de las ferias más importantes de su país. Es un gran tipo, se le ve muy buen chaval y después delante de los animales se le nota el oficio y sabe resolver siempre cualquier situación. Yo he estado intentando pulir defectos, que aún tengo muchos, pero es cierto que he estado muy a gusto delante de las vacas, con sitio y sintiéndome bien. La pena es que no haya entrado a matar. Ya sabéis, con la espada es con lo que más flojo ando de momento y quiero mejorar el manejo para no perder éxitos tan importantes como el del otro día en Pamplona.

Ahora estoy volviendo a la finca de Guillermo Marín, mi apoderado, a El Villar de los Álamos. Por cierto que el otro día estuvo acosando y derribando vacas mansas Guillermo con un amigo y tengo que decir que el tío es un gran jinete, domina a los caballos fantásticamente. Yo, de momento, por lo menos ahora durante la temporada, no quiero subirme a ningún caballo porque nunca se sabe qué puede pasar… Fijaros lo que les ha ocurrido últimamente a los maestros Fundi y Capea.

Mañana viernes torearé dos novillos de Guillermo por la mañana y por la tarde iré a tentar a la finca de Miranda de Pericalvo. Estoy poniéndome a punto para mi próxima novillada, el domingo en El Puerto de Santa María. Allí ya toreé de novillero sin caballos y no tengo muy buen recuerdo. La afición me encantó, como toda la del sur, pero me salió un eral de esos mansos mansos que obligan a correr detrás de ellos y como el ruedo se comenta que es pequeñito… jajaja. ¡Lo pasé fatal! A ver si esta vez me sale uno dejándose y junto a mis compañeros, Fran Gómez y David Galván, puedo hacer valer aquella frase del gran Joselito el Gallo que dice “quien no ha visto toros en El Puerto… ¡no sabe lo que es un día de toros!

 

LEA EL DIARIO COMPLETO DE JUAN DEL ÁLAMO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando