ENCUENTRO ENTRE ALIANZA RURAL Y EL DIRECTOR GENERAL DE DERECHOS DE LOS ANIMALES
Alianza Rural
Alianza Rural

La Ley de bienestar y protección animal se ceñirá exclusivamente a los animales de compañía

Los objetivos que persigue la norma son la eliminación del abandono animal y el control e identificación de los animales domésticos
Redacción APLAUSOS
viernes 03 de julio de 2020

Alianza Rural ha mantenido un encuentro con el director general de Derechos de los Animales, Sergio García, en el marco de la redacción de la futura Ley de bienestar y protección animal en la sede del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

A la reunión, celebrada ayer, jueves 2 de julio, asistieron por parte de Alianza Rural, el ganadero Ricardo del Río como directivo de la entidad y su comisión ejecutiva -Lucía Martín, José Carlos Caballero, Juan Herrera y Manuel Luque-. Los representantes de Alianza Rural trasladaron la preocupación que había suscitado en primer lugar la creación de una dirección general de derechos de los animales y, también, la elaboración de una ley que pueda interferir en las producciones animales o en las futuras normativas de bienestar animal.

El director general precisó que el contenido de la ley se ceñirá exclusivamente a los animales de compañía. Los objetivos que persigue la norma son la eliminación del abandono animal y el control e identificación de los animales de compañía. Asimismo, se acordó compartir el borrador de la ley tras el periodo estival.

SOBRE ALIANZA RURAL

Alianza Rural es una entidad con forma jurídica y con un plan de actuación profesional. Es la voz única y representativa del sector rural español, cuyos sectores suman más de diez millones de personas en España. Se estructura en torno a sectores estratégicos como la agricultura, la ganadería, la caza o el sector forestal. Según informan en su página web, alzarse como la voz del mundo rural, la dignificación de las gentes del campo, el respeto a sus tradiciones y usos son los retos más relevantes de Alianza Rural.

Esta entidad surge como respuesta al abandono de las administraciones al sector rural y el silencio informativo en los medios de comunicación que tiene como consecuencia una falta de visibilidad social, principalmente en las ciudades, y unos agentes sociales totalmente alejados del entorno rural.

Ambas partes convinieron en la necesidad de establecer una clara y precisa definición de “animal de compañía” con objeto de no interferir en la legislación específica de bienestar animal sobre los animales de producción, de trabajo y de deporte.