TAL DÍA ESTA SEMANA… 17 DE JUNIO DE 1993

La tarde que Joselito fue más Joselito que nunca

Alfonso Ávila
miércoles 14 de junio de 2023
Cortó dos orejas y salió a hombros en la tradicional corrida de la Beneficencia de Madrid

Con lleno total en los tendidos se celebró la tradicional Corrida de la Beneficencia. Se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, La Cardenilla, Baltasar Ibán, Branco Nuncio -lidiado como sobrero sustituto de uno de Manuel Álvarez-, Victorino Martín y El Torero, siendo ovacionado el primero de la tarde. José Miguel Arroyo “Joselito”, que actuó como único espada (oreja, ovación con saludos, palmas, oreja tras aviso, ovación con saludos y vuelta al ruedo). La Infanta doña Elena presidió la corrida en representación de su padre, el Rey don Juan Carlos I.

Ese año de 1993, Joselito se quedó fuera de los carteles de San Isidro. Sin embargo, hizo el paseíllo como único espada en la gran cita de la Beneficencia. Vestido de burdeos y oro y de forma desinteresada, al estilo de las grandes figuras. El precedente lo tenía en un 21 de septiembre de 1947 y lo encarnó Antonio Bienvenida, según escribió Joaquín J. Gordillo en el libro “Joselito, punto y seguido”.

A la corrida, que fue un éxito para el torero, le faltó, sin embargo, más colaboración por parte de los toros, de juego dispar. Era la primera vez que se anunciaba Joselito como único espada, pero la segunda vez que mataba seis toros en una corrida, pues lo tuvo que hacer en Alicante por la cogida de Litri en un mano a mano.

Nuestro compañero José Luis Suárez-Guanes, escribía para Aplausos:

“José Miguel Arroyo fue esta vez más Joselito que nunca. Decimos esto pues dio una clarísima concepción de la lidia, con una prodigiosa variedad de quites, con el resurgir de su forma de banderillear, con unas faenas de muleta -breves, dominadoras y a ratos apasionantes- y con el buen estilo ejecutor de la suerte del volapié. ¡Así debió estar, salvando las distancias, el mítico Joselito El Gallo la tarde de los siete toros de Vicente Martínez!

Verónicas, chicuelinas, largas a una mano, aragonesas, navarras, gaoneras, saltilleras, tapatías, largas cambiadas de rodillas… Y no sólo fue el capote, sino el volver a banderillear, y dos faenas de diferente estilo, auténticas y breves: la aterciopelada y suave al muy buen juampedro que salió en primer turno, y al que no cabía apurarlo más, pues quedaban cinco, pero en el que hubo pases de finísimo estilo; y la muy honda, sapiente, exprimiendo todo el jugo a un toro noble, pero tardo, de Nuncio. Pero también hubo más, la buena lidia al segundo de La Cardenilla, y al tercero de Ibán, sin un pase de más; la decisión y gallardía en los dos últimos (el de Victorino y El Torero), para no emborronar su labor anterior.

Aunque no sea nada más que por la variedad mereció la pena esta corrida. El día que Joselito fue más Joselito se pareció también al llorado Antonio Bienvenida, en la manera de encauzar la tarde, una corrida de detalles, de muchos detalles, de diversidad, de variada diversidad, de añeja torería hasta en las más mínimas cosas. Puede estar contento Joselito, pues no sólo se mostró poderoso y variado como su homónimo, lleno de detalles y torería como el pobre Antonio, sino también y siempre salvando las distancias, con la capacidad de síntesis de Paco Camino.

Y siempre los detalles: el salirse con los toros a los medios, los ayudados, los remates, los pases del desprecio,  y aquellos que iniciaba sentado en el estribo. Pictórico un molinete en el cuarto toro, que nos trajo el recuerdo del mejor Manolo Vázquez. Mezcla de dominio y pinturería, de garbo y de pellizco. Y después la espada, yéndose tras ella como una vela. A veces el pinchazo en lo alto era mejor que la estocada certera por el deleite que nos proporcionaba su manera de entrar a matar”.

José Miguel Arroyo “Joselito” salió consagrado de la Corrida de la Beneficencia.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando