REPORTAJE

Lunes de Resaca, lunes de Guardiola

Entre 1981 y el año 2000 hubo toros en Sevilla al día siguiente del domingo de feria: en todas las ocasiones se jugaron encierros de Guardiola y siempre, menos en la primera de ellas, con reses del hierro ya extinto de María Luisa Domínguez y Pérez de Vargas. Fueron veinte años de lunes de bravura
Carlos Crivell
lunes 04 de mayo de 2020

Fotos: ARJONA

El final de las corridas de la Feria de Abril ha sufrido algunos cambios a lo largo del tiempo. En la actualidad, lo habitual es que cierre el ciclo la corrida de Miura, pero no siempre ha sido así. Durante el siglo XX la de Miura no era el punto final de la Feria. En la década de los años sesenta del siglo XX, hay ocasiones en la que es la última de la Feria y otras que, sin embargo, no pone el punto final. En la temporada de 1959, la de Miura se celebró el martes de farolillos y el domingo no hubo toros. En el año 1960, la de Miura se celebró el sábado de Feria y el 1 de mayo, domingo y fiesta, se lidió una de Peralta. A partir de 1961 es la de Miura la corrida que se organiza en la citada fecha, aunque hay excepciones, tal como ocurrió en 1964, año que finalizó con una corrida de Tassara y los de Zahariche llegaron el viernes de farolillos. Recuperaron su domingo a partir de entonces, aunque algunos años, como ocurriera en 1967, hubo una corrida el lunes siguiente al final de la feria. Fue el 24 de abril de 1967, fecha en la que con asistencia de Franco a la plaza, Rafael Peralta, Litri, Ostos y Romero ofrecieron una gran corrida de toros. Ese día, en corrida organizada por la Cruz Roja, Curro Romero salió por tercera vez por la Puerta del Príncipe. Le cortó las dos orejas al toro ‘Patatero’, de Urquijo. A partir de 1968, la de Miura ha sido de forma tradicional la corrida del domingo de la Feria.

Sin dejar su sitio en este domingo salvo en alguna ocasión que referiremos más adelante, a partir de 1981 la empresa comenzó a incluir una corrida de toros el lunes siguiente a la Feria, a lo que se denominó Lunes de Resaca, aunque fue muy discutido este concepto, ya que siempre se consideró que en Sevilla no hacía falta un día de recuperación después de las fiestas. El detalle fundamental es que desde ese año de 1981 la corrida que se anunció durante muchos fue una de Guardiola, casi todas con el hierro de María Luisa Domínguez y Pérez de Vargas. Aquel año 1981 se jugó un lote de los Herederos de Salvador Guardiola, que lidiaron Macandro, Antonio Chacón y Pepe Luis Vargas. Ya en 1982, es el hierro de la casa a nombre de doña María Luisa Domínguez el que toma el sitio en este lunes que acabó siendo un reclamo para los buenos aficionados. Cabe recordar que en ese año de 1982 obtuvo un enorme triunfo José Antonio Campuzano, que abrió la Puerta del Príncipe tras cortar tres orejas.

Durante los años siguientes la de los toros procedentes de El Toruño cerraba la feria. El domingo, la de Miura y el lunes, la de Guardiola. Hubo una excepción en 1990, dado que la de Guardiola se jugó en su lunes habitual, 30 de abril, pero al día siguiente, el festivo 1 de mayo, hubo toros por la mañana y por la tarde. En la matinal se celebró la de Miura, suspendida de su domingo clásico por lluvia, y por la tarde una de Pablo Romero. En 1995, la corrida se celebró el 1 de mayo porque era el lunes mal llamado de resaca. En la temporada de 1998, día 4 de mayo, también hubo doble ración con una de Miura por la mañana y la de Guardiola por la tarde. En la temporada del año 2000 se celebró la última corrida del lunes de los ‘guardiolas’, con un cartel formado por Antonio Manuel Punta, Domingo Valderrama y Samuel López. El atractivo del festejo había bajado, los toros ya no ofrecían el mismo juego, era un día laborable y la empresa dejó de anunciarlo.

A partir del año 2001, de nuevo el cierre fue otorgado a la de Miura, aunque ha habido dos excepciones. En el año 2004, los toros de Miura se lidiaron el 12 de octubre, ya que en la fecha prevista del 2 de mayo se suspendió la corrida. Se respetó el cartel anunciado en principio de El Fundi, Juan José Padilla y Luis Vilches. La otra novedad llegó en 2014, cuando las figuras se negaron a torear en Sevilla y la de Miura se celebró el Domingo de Resurrección con un mano a mano entre Manuel Escribano y Daniel Luque.

El mayoral de Guardiola, Luis Saavedra, con Tomás Campuzano y el picador Francisco Martín tras la inolvidable lidia de Topinero.

Así pues, ha habido toros en el lunes llamado de resaca desde 1981 hasta el año 2000. En todas se ha jugado un encierro de Guardiola y siempre, menos en la primera de ellas, con reses con el hierro ya inexistente de María Luisa Domínguez. Han sido 20 años de lunes de bravura. En la memoria han quedado nombres inolvidables de toros de juego espectacular, sobre todo por su bravura en el tercio de varas. Tal vez el más conocido sea ‘Topinero’, que saltó al ruedo en el año 1988. La casa Guardiola ya había soltado toros bravos en Sevilla, tal como el famoso ‘Comando Gris’, un toro de Salvador Guardiola de gran temperamento que se lidió el 15 de abril de 1977 por Curro Camacho. Pero esa es otra historia.

CORRIDAS DEL LUNES DE RESACA

4 de mayo de 1981. Toros de herederos de Salvador Guardiola. Macandro, Antonio Chacón y Pepe Luis Vargas.

3 de mayo de 1982. Toros de María Luisa Domínguez. Ángel Peralta, Andrés Vázquez, José Luis Parada (una oreja) y José Antonio Campuzano (tres orejas).

25 de abril de 1983. Toros de María Luisa Domínguez. Manolo Cortés (una oreja), José Luis Parada y Pepe Luis Vargas (una oreja).

7 de mayo de 1984. Toros de María Luisa Domínguez. Manolo Cortés, Manili (dos orejas) y Pepe Luis Vargas.

29 de abril de 1985. Un toro de Torrestrella y seis de María Luisa Domínguez. Álvaro Domecq Romero, Manili, Juan Mora y Emilio Oliva (dos orejas).

21 de abril de 1986. Un toro de Bohórquez y seis de María Luisa Domínguez. Fermín Bohórquez, Manolo Arruza, Manili (una oreja) y Macandro.

4 de mayo de 1987. Un toro de Herederos de Salvador Guardiola y cinco de María Luisa Domínguez. Ruiz Miguel, Tomás Campuzano y Víctor Mendes.

25 de abril de 1988. Toros de María Luisa Domínguez. Manolo Cortés, Tomás Campuzano (una oreja) y Curro Durán.

17 de abril de 1989. Toros de María Luisa Domínguez. José Antonio Campuzano, El Soro (lesionado) y Emilio Oliva.

30 de abril de 1990. Toros de María Luisa Domínguez. Manili, Luis Francisco Esplá y Emilio Oliva.

22 de abril de 1991. Toros de María Luisa Domínguez. José Luis Galloso, Luis Francisco Esplá y Tomás Campuzano.

4 de mayo de 1992. Toros de María Luisa Domínguez. Roberto Domínguez, Pedro Castillo y Antonio Manuel Punta.

3 de mayo de 1993. Un toro de Herederos de Salvador Guardiola y cinco de María Luisa Domínguez. Luis Francisco Esplá, Pepe Luis Vázquez y Juan Mora.

25 de abril de 1994. Dos toros de Herederos de Salvador Guardiola y cuatro de María Luisa Domínguez. Tomás Campuzano, Pedro Castillo y Pepe Luis Martín.

1 de mayo de 1995. Toros de María Luisa Domínguez. Luis Francisco Esplá, Víctor Mendes y Cristo González.

29 de abril de 1996. Toros de María Luisa Domínguez. Manili, Óscar Higares y Manuel Díaz ‘El Cordobés’.

21 de abril de 1997. Toros de María Luisa Domínguez. Ortega Cano, Chamaco hijo (una oreja) y Javier Vázquez.

4 de mayo de 1998. Toros de María Luisa Domínguez. Pareja Obregón, Vicente Bejarano y Luis Mariscal.

26 de abril de 1999. Toros de María Luisa Domínguez. Finito de Córdoba, José Luis Moreno y Vicente Bejarano (una oreja).

8 de mayo de 2000. Toros de María Luisa Domínguez. Antonio Manuel Punta, Domingo Valderrama y Samuel López.