www.aplausos.es

La pincelada

Negocien, negocien, negocien...

A la espera y compungido. Ese es mi estado de ánimo en vísperas de Fallas. Inaudito...

A la espera y compungido. Ese es mi estado de ánimo en vísperas de Fallas. Inaudito. Como he escrito en Aplausos me mantengo en la legitimidad de las reivindicaciones de los toreros, claro que están en su derecho de defender lo suyo, de querer ganar más, lo contrario sería del genero tonto -no sé por qué ese empeño en negarlo- pero también creo y me mantengo en la absoluta inoportunidad del momento elegido, en su mala gestión y sobre todo me duele que una movida de ese calado, con todas las partes sensibilizadas y en pie de negociación, no se vaya a aprovechar para ordenar el sector en beneficio del sector porque está bien que los toreros, en este caso los de arriba, ordenen o traten de ordenar sus derechos pero los que no están arriba, tampoco los que están comenzando, ni los ganaderos ni los propios empresarios y ni que decir de los aficionados, están en mejor situación. Y que uno sepa todos son necesarios para sacar el toreo adelante, no sólo de figuras se alimenta la Fiesta ni tan siquiera el negocio, no olviden que en muchas ferias los no figuras han estado toreando para que se le pueda pagar a las figuras y eso tampoco es justo ni parece que lo estén arreglando con las negociaciones de Madrid. Uno está a la espera de acuerdos y los desea, hasta es posible que haya figuras en Valencia -una vez más territorio elegido para pruebas y presión en los conflictos del sector- pero si sólo llegan a un acuerdo en los derechos de la tele seguirá habiendo temas de fondo pendientes, cuestiones vitales en carne viva, el toreo en general seguirá descabezado, tan difuminado como siempre, incluso tras ese traslado a Cultura de donde no sale ni ayuda ni ánimo, sólo el humo que nos vendieron como gran panacea. Así que negocien, busquen el encuentro y la concordia, sin más renuncia si acaso que los plazos, pero una ruptura ahora tendría incalculables consecuencias y ninguna buena para nadie. Negocien, así esto es un sindios y no es el momento.