www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Sobrevivir en Bilbao

Sólo ocho de las nueve Corridas Generales de Bilbao son de toros en puntas. Son las puntas las que marcan el toro de Bilbao. Todavía más que el cuajo, el porte o el tamaño. Morante, que tiene en Bilbao tantos partidarios, se lamentaba hace poco, en plática transcrita por Álvaro Acevedo en 6 Toros 6, de que eran demasiadas puntas y vino a dejar en claro que torear en Bilbao es un gesto. “Bilbao siempre me ha inquietado porque el toro que sale en esa plaza es enorme. En realidad, en Bilbao tengo muy presente la supervivencia”. Esa sensación, la de torero superviviente, implica el toreo de emoción. Sebastián Castella le dijo muchas cosas de interés a Ángel Ber­langa. En Aplausos de la semana pasada está la larga conversación. Una de las más agudas observaciones es la de que la técnica ha llegado a ser en el toreo una especie de antídoto de la emoción. En realidad Morante y Castella están hablando de una misma y sola cosa. Aunque no lo parezca.

Lea el artículo completo en su Revista APLAUSOS