www.aplausos.es

Ecuador

 (Foto: Guillermo Corral / Diario El Comercio)
(Foto: Guillermo Corral / Diario El Comercio)

Ferrera y Galván, a hombros de la plaza Belmonte en Quito

Tres orejas para el gaditano y dos para el extremeño en un festejo en el que volvió a reivindicarse libertad para los aficionados

lunes 10 de diciembre de 2012, 00:44h

Martín Campuzano y Álvaro Samper, un apéndice por coleta.

VEA LAS FOTOS DE GUILLERMO CORRAL DEL FESTEJO

Antonio Ferrera y David Galván han salido a hombros de la plaza de toros Belmonte de Quito tras cortar tres y dos orejas simbólicas, respectivamente, en un festejo en el que los ecuatorianos Martín Campuzano y Álvaro Samper obtuvieron un trofeo cada uno. Se corrieron cuatro toros de El Pinar, dos de ellos con calidad, lidiados en tercer y cuarto lugar; tres de Huagrahuasi, sobresaliendo notablemente el quinto, que recibió una fuerte ovación al finalizar la lidia; y uno de Triana, octavo, de buen juego.

Antonio Ferrera fue aplaudido tras lidiar al primero, que no dio apenas opciones; pero con su segundo cuajó una gran faena de principio a fin lidiando bien de capote, volviendo a montar la cabalgadura para picar al toro como ya hizo en el festival del pasado sábado, ejecutando un aplaudido quite y, después, un brillante tercio de banderillas, con pares al cuarteo, al quiebro y al violín. En la faena de muleta aprovechó la embestida noble y humilladora del toro de Huagrahuasi, en una labor que tuvo gran conexión con el tendido y estuvo repleta de templados muletazos en redondo y al natural. Hubo petición de indulto, dos orejas para el torero con petición de rabo y una vuelta al redondel entre ovaciones.

Martín Campuzano hizo una faena variada, toreando muy bien a la verónica a su primero, al que le hizo un quite por chicuelinas dejando más tarde algunos pasajes estimables toreando con la muleta por ambos pitones. Paseó una oreja. El segundo del lote del ecuatoriano tuvo complicaciones que no le permitieron el lucimiento.

Álvaro Samper tuvo una notable actuación en el primero de su lote con una faena de gran temple en la que destacaron extraordinarios derechazos y naturales en medio del aplauso general del público. Hubo oreja y celebrada vuelta al anillo. En su segundo el trasteo fue más intermitente, con algunos pasajes destacables. Lo recibió con una larga cambiada y, al desplegar la muleta, se advirtió que llevaba cosida en ella la bandera de Quito. Como el trasteo fue intermitente, se llevó una ovación al finalizar su labor.

David Galván se gustó por verónicas rematadas con una revolera y se lució en un quite por chicuelinas. Tras brindar por Quito entregó la montera al taurino español Manuel Lozano. El inicio de su labor muleteril fue por muletazos por alto sin mover las zapatillas, siguiendo con una faena de clásico concepto, de templados derechazos y naturales de buena factura. Una lucida serie de derechazos de rodillas mostró su valor seco y torería. Al señalar con un abanico en forma de espada se desplegó un cartel con la palabra libertad que el público coreó entusiasmado. Cortó dos orejas y dio una vuelta al ruedo triunfal al son de la canción "Lindo Quito de mi vida". El último toro de la corrida, un ejemplar de Triana al que picó bien Hernán Tapia y que brindó al matador, ganadero y empresario José Luis Cobo, le permitió construir una faena de gran acidad y temple por ambas manos con momentos vibrantes entre las ovaciones generales. Oreja final y salida a hombros de Ferrera y Galván entre las ovaciones del público.

Quito (Ecuador), 5 de diciembre de 2012. Plaza de toros Belmonte. Toros de El Pinar, Huagrahuasi y Triana. ANTONIO FERRERA: Ovación y dos orejas con petición de rabo; MARTÍN CAMPUZANO: Oreja y silencio; ÁLVARO SAMPER: Oreja y ovación; DAVID GALVÁN: Dos orejas y oreja. Entrada: Tres cuartos de plaza. Campuzano y Samper lucieron crespones negros en sus vestidos como símbolo de luto por la "muerte" de la Fiesta en Quito. Informa: Gonzalo Ruiz Álvarez.