www.aplausos.es
 (Foto: Manu de Alba)
(Foto: Manu de Alba)

Robleño: "Hoy por hoy mi ganadería es José Escolar"

El torero madrileño protagonizó junto al ganadero un animado coloquio en los Salones del Club Cocherito de Bilbao

Mano a mano. Fernando Robleño y José Escolar. Torero y ganadero. De frente, con la sinceridad por bandera, ambos mantuvieron este jueves en el Club Cocherito de Bilbao un coloquio que reunió a un gran número de aficionados y que estuvo moderado por nuestro compañero Íñigo Crespo. “Mis toros son bravos, duros, encastados y también fieros, que es lo que tiene que ser el toro bravo”, expuso el ganadero antes de admitir: “Fernando Robleño ha demostrado que se puede triunfar fuerte con mis toros. Aunque cuando un torero puede evitar matar mis corridas lo evita”. El envite lo recogió el diestro: “No voy a negar que si me ofrecen una "perita en dulce" no la cogería pero hoy por hoy mi ganadería es José Escolar porque es con la que he triunfado y la que me ha dado la oportunidad de ir abriéndome un hueco”.

Durante el coloquio se recordó con imágenes pasajes de la encerrona de Ceret. Ambos reconocieron que aquella tarde “significó un antes y un después”. Fernando Robleño reveló: “Había que apostar y lo hice. Fue de los días en los que te tienes que vaciar”. Mientras que Escolar hizo público: “Acepté encantado que fuese Robleño quien se encerrara en solitario con mi corrida. La Comisión de Ceret me llamó para comentarme qué me parecía la idea y el torero. No dudé en decir que p´alante. Si me hablan de otro torero a lo mejor digo que no”.

Hay ganaderías bravas y mansas”, sentenció el ganadero. “Busco el toro bravo pero que se entregué, que tenga raza y temperamento, aunque sé que ese tipo de animal no gusta a los toreros que prefieren la embestida dulce”, subrayó antes de admitir: “Francia está apostando abiertamente por el torismo, ellos están comenzando una revolución que va a cambiar muchas cosas en la fiesta. El público tiene que sentir emoción en los tendidos”.

El camino de las corridas duras desgasta física y mentalmente. Se trata de reunir muchas cosas: técnica, valor, conocimientos y sobre todo corazón”, reflexionó Fernando Robleño. “El año pasado hubo momentos que pensé que el esfuerzo de Ceret no iba a tener recompensa, pero a lo largo del invierno he visto que sí, que las empresas y los aficionados me lo están reconociendo”, afirmó.

Antes de dar comienzo el coloquio ambos protagonistas firmaron en el Libro de Honor del Club Cocherito.