www.aplausos.es

Así es la puesta a punto de Morante de la Puebla

Así es la puesta a punto de Morante de la Puebla
lunes 09 de septiembre de 2013, 01:20h

José Antonio Salas Lluch, fisioterapeuta del torero: "La tecnología ha ayudado muchísimo, pero lo más importante han sido las ganas que José Antonio ha tenido de recuperarse, su mentalización y su constancia"

FOTOS DE LA REHABILITACIÓN DE MORANTE

Morante, en plena sesión de rehabilitación durante esta tarde con José Antonio Salas Lluch.
Morante, en plena sesión de rehabilitación durante esta tarde con José Antonio Salas Lluch.

Morante de la Puebla reaparecerá el próximo sábado en Ronda, apenas un mes después de la grave cornada que sufrió en Huesca el pasado 10 de agosto. El torero se ha recuperado en un tiempo récord a pesar de la extensión de la cornada y los destrozos que causó la misma en el muslo izquierdo. El fisioterapeuta José Antonio Salas Lluch está siendo un pilar esencial en la recuperación del diestro. Este joven de Coria del Río, especialista en tratar lesiones de toreros, ha sido el encargado de poner a punto a Morante desde que fue dado de alta, sometiéndolo a un intenso plan de rehabilitación con el fin de que el torero volviese a los ruedos cuanto antes. "La tecnología ha ayudado muchísimo, pero lo más importante han sido las ganas que José Antonio ha tenido de recuperarse, su mentalización, su constancia en la rehabilitación sin fallar en ningún momento. El mérito es únicamente suyo", asegura José Antonio Salas.

Este fisioterapeuta desvela el procedimiento que ha seguido con Morante para que el torero pueda reaparecer apenas un mes después de la grave cornada sufrida en Huesca. "Lo primero que hicimos fue ayudar a cerrar la herida a través de un tratamiento basado en ozono, magnetoterapia y ondas de choque. Con ello se reduce en un 20% el tiempo del periodo de recuperación". José Antonio matiza la importancia que tienen las ondas de choque para "romper adherencias, es decir, impedir que se formen cúmulos de tendón, músculo y piel como suele ocurrir después de una cornada, que la zona no quede endurecida y el torero no arrastre secuela alguna de por vida. La herida actualmente presenta muy buen aspecto".

Tras haberse cerrado la herida, Morante comenzó un intenso plan para la aceleración del fortalecimiento de la musculatura, que consistió en varias partes, según explica José Antonio Salas: "Hay una parte que es la electroterapia, que son descargas eléctricas para lograr el fortalecimiento del músculo. Otra parte es la propiocepción, donde se trabaja el equilibrio. Después de todo esto, la última etapa es la readaptación al ejercicio, que es torear de nuevo, la puesta a punto en el campo".

Salas asegura que únicamente un torero es capaz de recuperarse de un percance tan grave en un tiempo récord. "Con ellos siempre es más fácil la recuperación porque están deseando ponerse buenos. En una persona normal, estar recuperado en tan poco tiempo de un percance como el de José Antonio es algo inviable, hay que recordar que recibió varias transfusiones de sangre y la cornada fue muy extensa. Es de admirar".