www.aplausos.es

NIMES.- FERIA DE LA VENDIMIA

(Foto: Isabelle Dupin)
(Foto: Isabelle Dupin)

Oreja para Robleño, vuelta para Castaño y sangre para Adalid

Desigual corrida de Miura

miércoles 18 de septiembre de 2013, 11:30h

Fernando Robleño ha cortado la última oreja de la Feria de la Vendimia de Nimes. Ha sido en un espectáculo en el que el otro matador del cartel, Javier Castaño, dio una vuelta al ruedo y uno de los hombres de su cuadrilla, David Adalid, resultó herido en la pantorrilla derecha. Sucedió todo ante una desigual miurada que mezcló ejemplares de buena condición con otros de muchas complicaciones.

Fernando Robleño saludó tras lidiar al que abrió plaza, un toro de muy escasa fortaleza que impidió que la labor del madrileño llegara a los tendidos. El torero, molestado por el viento, mató de una gran estocada de la salió con la banda derecha de la taleguilla abierta.

El tercero tuvo buena condición pero como los dos anteriores también anduvo demasiado al límite de fuerzas. La faena de Robleño fue correcta, pero al conjunto le faltó emoción. Lo mejor fue el saludo a la verónica con el que lo recibió el de San Fernando de Henares.

Se jugó la vida ante el quinto, un toro de enormes complicaciones que manseó en el caballo y se movió con fiereza y violencia en el último tercio. No se arrugó el matador ante las visibles dificultades del miureño, que hizo honor a la fama de animales duros de esta casa. Tiró para adelante el diestro, que con vergüenza torera y pundonor hizo un esfuerzo que fue premiado con una oreja tras pinchazo y estocada.

Javier Castaño fue ovacionado después de pasaportar al primero de su lote, un toro complicado, de corto viaje y que no facilitó el lucimiento de la faena. Castaño, esforzado, falló con los aceros pero aún así fue obligado a saludar.

Brillantes resultaron los dos primeros tercios de la lidia del cuarto. Se arrancó bien el de Miura al caballo de Fernando Sánchez, que dejó dos puyazos de nota a pesar de la larga distancia desde la que se arrancó el burel. En el tercio de banderillas sonó la música como homenaje a David Adalid y Fernando Sánchez, que clavaron arriba tras arriesgar en cada uno de los pares y juguetearon con el miureño después. Ayudó el salmantino al toro en el último tercio, exponiendo en una faena que contó con templados pasajes por los dos pitones. Mató bien tras un pinchazo y se pidió una oreja que el usía decidió no conceder.

En el sexto, emocionantes volvieron a resultar los dos primeros tercios. Tito Sandoval toreó a caballo y dejó puyazos citando al de Miura de punta a punta de la plaza. Llegó a arrancarse la banda de música en su honor. Quisieron seguir el guión David Adalid y Fernando Sánchez con las banderillas. Una vez resueltos con éxito los dos primeros pares, Adalid quiso cerrar con un par al quiebro. Resultó prendido por el pecho y empotrado contra las tablas, llevándose una cornada en la pantorrilla derecha. Contra la voluntad de todos y sangrando por el gemelo, salió a nuevo al ruedo, cuarteando y llevándose otra voltereta de la que quedó inerte y semiconsciente en el ruedo. Se lo llevaron a la enfermería y el matador, Javier Castaño, cumplió luego con el de Miura con corrección. Adalid, una vez estabilizado, ha sido trasladado a un centro hospitalario.

Nimes (Francia), 15 de septiembre de 2013. Toros de Miura, bien presentados y de juego desigual. 1º y 3º demasiado flojos. Complicadísimo el 5º. Fernando Robleño, saludos, silencio y oreja tras aviso; Javier Castaño, saludos tras aviso, vuelta al ruedo tras petición y ovación de despedida. Entrada: Dos tercios.