www.aplausos.es

MORALZARZAL

 (Foto: Carlos Pinto)
(Foto: Carlos Pinto)

Fernando Rey indulta a un gran novillo de Carmen Segovia

Importante faena del novillero malagueño por su rotundidad y emotividad

martes 01 de octubre de 2013, 12:08h

Fernando Rey y un bravo y buen novillo de Carmen Segovia han sido los protagonistas de la segunda función del ciclo de novilladas de Moralzarzal. Fue el quinto, un gran ejemplar, bravo, de mucha movilidad y clase al que Fernando Rey cuajó una labor rotunda e importante. Sobre ambas manos se encajó, ligó muletazos con trazo muy largo y muy sometido. Muy redondo y muy fácil. Profundidad en los naturales. Pasión y emotividad. A más la faena y a más la vibrante y codiciosa embestida del novillo. Indulto merecido. Paseó las dos orejas y el rabo junto al mayoral.

Antes paseó una oreja del segundo, ante el que corrió bien la mano por ambos pitones, compactando una labor torera y vistosa rematada de una buena estocada. Se enfrentó a un ejemplar de buena condición de Carmen Segovia.

La función la abrió el sevillano Mario Diéguez que apuntó personalidad y detalles frente a un novillo manejable. Con el cuarto se lució manejando el capote con brillantez: verónicas ganando terreno, chicuelinas, buen juego de brazos y un galleo por chicuelinas, sensacional. El novillo protestó en el último tercio y Diéguez se estrelló en una labor de dedicacion en la que resultó cogido sin consecuencias.

Daniel Crespo se mostró firme con un tercero descastado. El portuense dejó muestras de su buen concepto pese a no tener opción de triunfo. El sexto tampoco ayudó por su mansa condición. Crespo estuvo tesonero y dispuesto con el objetivo de exprimir lo poco lucido que mostró su oponente.

Moralzarzal, domingo 29 de septiembre de 2013. Novillos de Carmen Segovia, bien presentados. Bueno el segundo; manejable el primero y noble pero descastado el tercero. El quinto, de nombre Ricitos, bravo, de mucha movilidad y clase, indultado. MARIO DIÉGUEZ: Silencio en ambos; FERNANDO REY: Oreja y dos orejas y rabo simbólicos; DANIEL CRESPO: Silencio y silencio. Entrada: Media plaza.