www.aplausos.es

Luque, tras la oreja cortada en Zaragoza

 (Foto: Rullot)
(Foto: Rullot)

"No vengo por ser la plaza de mi apoderado, yo quiero ganarme mis contratos"

"Quería que vieran mi evolución", expresa el torero de Gerena a los micrófonos de nuestros compañeros de Aplausos Radio

sábado 26 de abril de 2014, 14:25h

Daniel Luque mostraba su satisfacción al término del festejo en Zaragoza, donde ha paseado la única oreja de un espectáculo que ha llevado grabado a fuego su nombre. "No podía permitirme no matar al primer toro… pero al final me voy contento porque también me gusta que me vean la dimensión que he dado en el segundo. Quería que vieran mi evolución. El toro estaba asustando a todo el mundo pero yo sabía que lo controlaba y que me iba a poner y la gente de Zaragoza se merece que uno se ponga de verdad. Venía sustituyendo a una figura del toreo y yo no vengo aquí por ser la plaza de mi apoderado, yo me quiero ganar mi sustitución y mis contratos. Muchas veces he tenido suerte en esta plaza y he podido triunfar, ojalá pueda salir por esa puerta grande que tanto deseo", declaraba a los micrófonos de nuestros compañeros de APLAUSOS RADIO.

Finito de Córdoba abría cartel y saludó una ovación a la muerte del cuarto: "A mi segundo toro se lo he hecho todo para él, reponía mucho y le he dado todas las facilidades pero había un momento en el que tenía que poderle porque venía muy continuo, soltando mucho la cara, sin ritmo, y en cuanto le he podido él ha aflojado pero ya embestía muy por dentro, sin mala intención porque era noble, pero no tenía ni el ritmo ni la clase que uno exige. A parte, la gente ha estado muy bien, disfrutando de los detalles sueltos que ha habido. Yo también he disfrutado por momentos", señalaba a nuestros compañeros.

El Cid, por su parte, afirmaba: "Mi segundo ha sido malo, moruchón, sin humillar, sin desplazarse... Me he llevado un lote imposible para triunfar, ya no en Zaragoza, sino en cualquier lado. El primero también ha sido complicado, discontinuo en la embestida, metía bien la cara dos veces y a la tercera se quedaba por abajo… le ha faltado clase y raza a la corrida. Tenía más genio que raza. Y el segundo ya ha sido directamente moruchón. No podías ni dejársela puesta porque reponía mucho. He intentado sacarle el máximo partido. Estamos en una plaza de primera, un escenario importante y hay que estar por encima de las circunstancias", concluía el de Salteras.