www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Cinco semanas rotas

La feria de Abril arrancó en jueves. Ocho días después y en viernes, San Isidro. En lunes y sábados de San Isidro se intercalan las novilladas y los festejos de rejones. De tal manera que no llegan a darse siete corridas de toros seguidas, sino en tramos de cuatro y, solo en la última semana de las cuatro completas del abono, la primera de junio, se llega a las seis de tacada. ¿Pocas, muchas, bastantes? ¿Sufi­ciente dosis, la dosis justa?

Una tacada en Sevilla no es de cuatro ni seis, sino de siete corridas de toros. Las siete de la semana pasada, con la propina de una matinal de rejones. En esa matinal, amparada y encarecida por la presencia de Diego Ventura, se ha prescindido del cartel de seis rejoneadores y, mientras Ventura arree, la fórmula de terna, impuesta en su día por Pablo Hermoso, se mantendrá. La tacada de corridas en Pamplona es de ocho; la de Bilbao, también. Como la de Fallas en marzo. Sin contar las matinales de novilleros y de rejones. De cuatro fue la de Arles en Pascua.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS