www.aplausos.es

MADRID.- FERIA DE SAN ISIDRO

Iván Fandiño, puerta grande con gran corrida de Parladé

Iván Fandiño, puerta grande con gran corrida de Parladé

El vizcaíno corta una oreja a cada toro de su lote, en el quinto tras entrar a matar sin muleta

lunes 19 de mayo de 2014, 00:37h

Enorme la actitud del torero de Orduña, que se impuso con determinación a un bravo y encastado lote de toros de Parladé. Ángel Teruel dejó detalles de su buen concepto y El Cid no tuvo su mejor tarde.

FOTOS DE JAVIER ARROYO DEL FESTEJO

FANDIÑO, A TUMBA ABIERTA (LAS FOTOS DEL VIZCAÍNO ENTRANDO A MATAR SIN MULETA)

VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

Fandiño: "Se ha resistido, pero tenía que llegar"

La Opinión de Paco Mora: "Madrid se rinde a Fandiño"

Iván Fandiño ha logrado abrir por primera vez en su carrera la puerta grande de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid. Lo ha hecho tras cortar una oreja de cada uno de los dos toros que estoqueó de Parladé, hierro que lidió una gran corrida, brava, encastada y con mucha transmisión en casi todos sus ejemplares. Completaban la terna El Cid, que no tuvo su tarde, y Ángel Teruel, que apuntó detalles en sus dos toros pero sin llegar a redondear ninguna de sus faenas.

Fandiño logró con el quinto la primera puerta grande de su vida en Madrid. Fue ante un toro bueno de Parladé, con mucha movilidad, transmisión y poder. Contundente se mostró Fandiño ante él, tremendo de disposición y cuajando al animal sobre todo por la mano izquierda, por donde hubo varias series de cintura rota y gran profundidad. Dos tandas fueron sensacionales, tirando del animal con mucha ligazón en una faena vivida con tensión y pasión por parte del público. El momento culminante llegó con la estocada, volcándose sin muleta encunándose entre los pitones. Refrendó con dos golpes de descabello. La plaza fue un clamor y paseó la oreja que le franqueaba la salida a hombros.

Antes cortó una oreja del encastado y exigente segundo. El torero de Orduña, muy decidido y sin ninguna renuncia, lo entendió a la perfección desde el primer momento. Se fue a los medios para cuajar una primera parte de faena llena de entrega y firmeza, en series importantes por su ajuste, mano baja, gobierno y templanza. Fandiño tiró bien del toro, sin enganchar nunca la muleta para que no se violentara. Gran actitud del torero vasco, que se tiró con rectitud a matar cobrando una buena estocada.

El tercero fue un toro con mucha clase y un gran pitón izquierdo, pero muy en el límite de la fuerza. Esa falta de fortaleza fue protestada de salida y condicionó la faena de Ángel Teruel, que no pudo desarrollar del todo su faena. Expresó su buen concepto, dejando muletazos sueltos de buen gusto y preñados de clasicismo, pero al conjunto le faltó emoción por la condición del animal. Mató de buena estocada y fue silenciada.

El sexto, siendo noble y manejable, fue el de menos prestaciones de la corrida. Tuvo menos transmisión que sus hermanos y ante él Teruel dejó entrever de nuevo su buen gusto y corte de torero, pero sin llegar a elevar de verdad el tono de la faena.

No estuvo a gusto El Cid ante el bravo y encastado cuarto, un animal de buena condición y humillador. Lo mejor de este capítulo llegó en el turno de Iván Fandiño en quites, que toreó por ajustadas chicuelinas. Hubo algunos pitos para el sevillano al término de su actuación.

Abrió plaza un toro de buena condición, que tuvo un buen pitón izquierdo. El Cid, molestado por el viento, se fue a los terrenos del cinco a plantear una faena que surgió desigual, con muletazos sueltos estimables pero a la que le faltó compactar. El sevillano no estuvo acertado con la espada.

Madrid, martes 13 de mayo de 2014. Quinto festejo de la Feria de San Isidro. Toros de Parladé, bien presentados, desiguales de hechuras, encastados, con movilidad y con clase. Destacaron especialmente 2º, 4º y 5º. El Cid, silencio y pitos; Iván Fandiño, oreja y oreja tras aviso; Ángel Teruel, silencio tras aviso y silencio. Entrada: Casi lleno. Saludó Miguel Martín tras parear al quinto.