www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

El pleito sempiterno

El torismo tiene límites, exigencias y raíces particulares. Habría que averiguar con precisión en qué época del toreo se abrió paso la dicotomía torismo-torerismo. Un dilema relativamente moderno, surgido en gran medida como secuela del cambio de toro forzado por la Guerra de España de 1936 a 1939. Casi tres años de barbecho, ganaderías esquilmadas e incluso exterminadas. En An­da­lucía, Castilla la Nueva, Extremadura y Colmenar.

El correlato de la práctica abusiva del afeitado y la reducción sistemática de peso y edad del toro fueron en los años 40 la génesis de un torismo de perfil diferente al actual. No se reclamaban encastes de los que ahora se llaman minoritarios, porque lo son pero no lo eran, sino que se pretendía el retorno a las formas del toro de los años 30. Las ramas de Santa Coloma y Saltillo fueron entonces encastes mayoritarios.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS