www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

La milla pamplonesa de casi mil metros

Tres de las ocho ganaderías anunciadas en la Feria del Toro de 2013 van a estar ausentes de la de 2014. Cebada Gago, El Pilar y Alcurrucén. O, visto de otra manera, se repiten con matemática fidelidad cin­co de las ocho de entonces. Tres de esas cinco son fijas e indispensables. Se pueden citar por orden de antigüedad: Miura, Dolores Aguirre y Fuente Ymbro. Jandilla y Torrestrella completan el quinteto de hierros imprescindibles. Los clásicos. No todos igual de antiguos. Desde que la Feria del Toro se configuró como tal, Miura ha sido el buque insignia de San Fermín. Su mayor fama. Solo el nombre es ya temible.

Por la razón que sea, los miuras son o suelen ser dóciles corredores del encierro. Una velocidad sorprendente en toros de tal volumen, y un volumen sin particular armonía. No es el toro aquel de atlético porte y aire velocista que don Álvaro Do­mecq llegó a fijar en su ganadería como prueba lograda de ingenio alquimista. Un toro, el de Torrestrella, que por norma corría y sigue corriendo el encierro con agresivo son. Sin el espíritu gregario que es común a la manada en el trance tan confuso como dramático del encierro.

Tres divisas fijas e indispensables: Miura, Dolores Aguirre y Fuente Ymbro. Jandilla y Torrestrella completan el quinteto de hierros imprescindibles

- No hay dos encierros iguales por mucho que pretendan enmascararlos los corredores en tropel. ¿Dramático? Milagroso, fantástico el escenario

Desde que la Feria del Toro se configuró como tal, Miura ha sido el buque insignia de San Fermín. Su mayor fama. Solo el nombre es ya temible. Se lidia por sistema la cabeza de la camada. Es un pacto tácito que viene cumpliéndose hace más de medio siglo

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS