www.aplausos.es

GIJÓN. FERIA DE BEGOÑA

 (Foto: Javier Arroyo)
(Foto: Javier Arroyo)

Cid y Robleño, a hombros con una gran corrida de La Quinta

Cuarto y quinto, premiados con la vuelta al ruedo; Castaño, de vacío por los aceros, sufre una luxación en un dedo

viernes 15 de agosto de 2014, 19:06h
Fotos: JAVIER ARROYO

El Cid y Fernando Robleño sacaron lo mejor de su toreo frente a una buena corrida de La Quinta. Ambos aprovecharon dos buenos toros que fueron premiados con la vuelta al ruedo, lo que les valió salir por la puerta grande.

Mecido resultó el saludo a la verónica de El Cid al primero de la tarde, un toro que cumplió en varas. Quitó por delantales rematados con una buena media. Anduvo desmayado en los redondos y templado al natural. Pronto se rajó el toro y El Cid hubo de sujetar las huidizas embestidas. También brilló en largos pases de pechos. Estocada caída. Oreja.

"Mulero" fue otro toro de La Quinta al que dejó El Cid largo en el caballo. Se le picó trasero. Manuel Jesús le cuajó un sentido quite por verónicas rematado con media. El toro tuvo un pitón derecho extraordinario y El Cid lo exprimió por ese lado con muletazos largos y templados. Por el izquierdo tenía menos viaje y humillación, pese a ello el de Salteras le buscó las vueltas en dos tandas. Mató de una estocada levemente desprendida. Oreja y vuelta al ruedo al toro "Mulero", aunque hubiera sido más justa para el que hizo tercero.

Una oreja paseó Fernando Robleño del segundo de la tarde. El madrileño salió toreando por verónicas hasta los medios. El toro tomó una larga vara empujando. Tras ser bien lidiado por Ángel Otero, Robleño fue sometiendo la embestida poco humilladora y al paso con la diestra. Al natural, el toro no pasaba y Robleño le tragó mucho en dos tandas. Terminó con manoletinas y tras pinchar arriba dejó una estocada en buen sitio con ligera travesía. Oreja.

El quinto fue otro gran toro de La Quinta, "Berreón", al que Robleño recibió en el tercio con una larga cambiada y verónicas hasta el platillo. Tras pelear en el peto y lucirse Ángel Otero y Juan Cantora pareando, Robleño construyó una gran faena sobre ambas manos, brillando especialmente al natural tanto abriendo el compás como citando a pies juntos de frente. Torería a raudales en los adornos finales con toreo ayudado. Pese al pinchazo previo, una estocada levemente desprendida puso con toda justicia en sus manos las dos orejas. Vuelta al ruedo para Berreón.

El tercero fue un toro bravo, con mucho motor, de nombre Tijereta. Castaño realizó lo mejor de su trasteo con la diestra cuando logró bajar la mano. Al natural no halló acople. Lo mató de entera trasera, atravesada y tendida, además de siete descabellos. Sonó un aviso. Gran ovación en el arrastre para el toro y palmas para Castaño.

El sexto fue un toro encastado, que resultó áspero en el tercio final. Castaño trató de someterlo por redondos. Sufrió una colada, siendo prendido por el vientre y saliendo perseguido, siendo arrollado. Volvió a la cara del toro tras reponerse, haciendo gestos de dolor en la mano. Dejó contraria la espada al atracarse y pasó a la enfermería mientras El Cid descabelló al toro. Ovación que saludó su cuadrilla. El salmantino sufre una luxación en un dedo.

Gijón. Viernes, 15 de agosto de 2014. Toros de La Quinta, de buen juego; corrida encastada e interesante; bravo el tercero, merecedor de la vuelta; el 4º, Mulero, nº 23, de 510 kg. nacido en 10-09, cárdeno oscuro, y el 5º, Berreón, nº 28, de 498 kg. nacido el 10-09, de pelo cárdeno oscuro, premiados con la vuelta al ruedo. El Cid: Oreja en ambos; Fernando Robleño: Oreja y dos orejas. Javier Castaño: Palmas tras aviso y herido -la cuadrilla recoge una ovación-. Entrada: Media plaza.

Parte médico de Javier Castaño: Luxación interfalánquica del cuarto dedo de la mano izquierda. Se inmoviliza.