www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Razón de Arles

La época contemporánea del toreo está señalada por dos o tres jalones mayores. Uno, la reaparición inesperada de An­to­ñete y Manolo Vázquez, auspiciadas las dos por la visión de Manolo Cho­pera. Visión de futuro y pasado a la vez. El retorno a las fuentes clásicas. El cam­bio radical de gestión y estilo de la pla­za de las Ventas, con la irrupción del propio Manolo Chopera, y, de paso, una transformación radical del espectáculo: su modernización.

El aumento de volúmenes y de agre­sividad del toro en Madrid. La apertura todavía tímida y sin definir a las televisiones. Y la asimilación del modelo fran­­cés de corrida: fiesta mundana y galante, implicación de los poderes pú­bli­cos, la nueva economía. Todo eso em­pezó a pasar en 1981, el primero de los nueve años de Manolo Chopera co­mo empresario de Madrid. Doce años de la muerte de Manolo Chopera en una clínica de San Sebastián se cumplieron hace solo siete días.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 1928