www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

¡Música, Maestro!

En el número 677 de Semana Grande da noticia Marc Lavie de la muerte el 14 de marzo pasado de Robert Marchand en su casa de Arles. Robert Marchand fue desde 1967 el director de una orquesta Chicuelo II bastante célebre. Original, distinta y, por tanto, incomparable. El nombre de la orquesta se debe al de una peña taurina de Nimes que en 1958 se creó para honrar a un torero de Albacete: Manuel Jiménez, homónimo del primer Chicuelo sevillano, del Chicuelo que el maestro Pepe Alameda tiene por creador de la faena moderna. No del toreo, sí de la faena de muleta moderna.

El Chicuelo II de Albacete no fue ni un técnico ni un estilista ni un artista. Sí un torero de valor y aguante legendarios. Una suerte de torero espartano que entre 1954 y 1958 gozó de sonado predicamento. En las plazas francesas del Sudeste Chicuelo II cautivó con su quietud insuperable. Perdió la vida en un accidente de aviación en la isla de Jamaica en enero de 1960. A los treinta años de edad. El cincuentenario de la trágica muerte de Chicuelo II ha reclamado muchas menos atenciones que aniversarios redondos de otros toreros vivos y muertos.

Lea el artículo completo en su revista APLAUSOS