www.aplausos.es

HISTÓRICA GOYESCA DEL 2 DE MAYO EN MADRID

Morenito y López Simón, tarde de pasión en Las Ventas

El burgalés cuaja una profunda faena al quinto y sale a hombros tras cortarle las dos orejas, mientras que el madrileño, que pasea un trofeo de cada ejemplar de su lote, da una gran dimensión y cae herido grave haciendo un esfuerzo desgarrador

sábado 02 de mayo de 2015, 18:23h

Fotos: JAVIER ARROYO

Tarde histórica en Las Ventas. La goyesca del 2 de mayo de 2015 se recordará por muchas cosas. Primero, por la puerta grande de Morenito de Aranda, conseguida tras cuajar una profunda labor premiada con dos orejas; segundo, por el desgarrador esfuerzo realizado por Alberto López Simón, quien, herido por el tercero, al que le cortó una oreja, decidió continuar en el ruedo para lidiar en cuarto lugar al que debía salir en sexta posición, arrancándole un nuevo apéndice; y tercero, porque todo ello fue posible gracias a una excelente corrida de Montealto. El ganadero, como los toreros, lloraron de emoción al término de un espectáculo en el que, desafortunadamente, Ángel Teruel no pudo estoquear ninguno de sus dos toros por resultar herido en su primer turno.

Morenito de Aranda cortó las dos orejas al quinto, un toro extraordinario de Montealto, número 58, "Frutero" de nombre, de pelo castaño y de 524 kilos, para el que se pidió la vuelta al ruedo en el arrastre. Morenito realizó una faena con él muy entregada desde el principio: se fue a portagayola y toreó después con la muleta muy despacio, muy relajado y con profundidad, sobre todo por el pitón izquierdo. Triunfó en Las Ventas la personalidad y clase de este torero en una faena muy bien acogida por el público. La buena estocada con la que tumbo al astado puso en sus manos la salida a hombros.

Alberto López Simón fue herido por el tercero, frente al que llevó a cabo un gesto muy de hombre dándole muerte y cortándole una oreja de ley con el muslo ensangrentado. El percance llegó al entrar a matar: tras un primer pinchazo, entró de nuevo, siendo derribado y herido en el muslo derecho. El toro fue un astado noble y manejable, con más clase que los dos primeros. Tras un buen inicio de faena por bajo, López Simón protagonizó sobre la base de la entrega y la firmeza una faena de enorme determinación, templanza y reunión. No fue una labor redonda -en ocasiones la tendencia del animal a puntear provocaba cierto desajuste en el final de las tandas-, pero todo quedó compensado por la decisión. Tras la estocada, cobrada con una desgarradora entrega, descabelló en un par de ocasiones y pidió que saliera su siguiente toro. Gesto de torero macho.

Con ese cuarto, un buen toro, realizó un desgarrador esfuerzo. Echó mano de nuevo de una enorme firmeza y corazón y, aun estando herido, tuvo argumentos para tirar del animal por el pitón derecho en tandas reunidas. Labor importante, coronada de estocada y premiada con un nuevo trofeo. Ahora sí, tras pasearlo marchó camino de la enfermería con la conciencia más que tranquila.

El segundo hirió a Ángel Teruel en el tercio superior de la cara interna del muslo izquierdo cuando estaba toreando al natural. El madrileño, que acababa de cuajar una interesante serie por el pitón derecho, fue llevado de inmediato a la enfermería sin que, afortunadamente, la herida sangrara en exceso. Morenito de Aranda, como director de lidia, terminó con el ejemplar de Montealto, otro hondo animal que desarrolló nobleza.

Abrió plaza un toro hondo, muy fuerte, de mucho pecho, que cumplió en varas y que aunque tuvo brusquedad en la muleta, sacó nobleza por el pitón izquierdo, resultando manejable. Tras un buen quite por chicuelinas de Ángel Teruel, Morenito, que se fue a portagayola -si bien tuvo que incorporarse dada la fría la salida del montealto-, ejecutó una faena compuesta, de buena disposición y en la que lo mejor llegó en muletazos sueltos por el lado izquierdo. La estocada fue buena y fue obligado a saludar desde el tercio.

Con el buen sexto, noble y con movilidad, Morenito no anduvo igual de rotundo que con el quinto pero sí dejó pasajes muy buenos, elegantes y bellos especialmente por el pitón derecho. Mató de estocada y fue ovacionado.

Madrid, 2 de mayo de 2015. Plaza de Las Ventas. Corrida goyesca. Toros de Montealto, bien presentados y de gran juego. Manejables 1º, 2º y 3º; buenos 4º y 6º; y extraordinario el 5º, fuertemente ovacionado en el arrastre y para el que se llegó a pedir la vuelta al ruedo. Morenito de Aranda, ovación con saludos tras aviso, silencio en el que mató por Teruel, dos orejas y ovación; Ángel Teruel, herido por su primero; y López Simón, oreja tras resultar herido por el tercero y oreja del cuarto. Entrada: Más de un tercio de plaza. Luis Carlos Aranda y Pascual Mellinas saludaron tras parear al quinto. El mayoral fue obligado a saludar al término del festejo.

PARTE FACULTATIVO DE LÓPEZ SIMÓN.- "Herida por asta de toro en tercio inferior cara posterior muslo derecho con dos trayectorias, una descendente de 10 centímetros que alcanza hasta cara posterior de rodilla, contusionando paquete vásculo nervioso poplíteo; y otra ascendente de 25 centímetros que produce destrozos en músculos isquiotibiales y contusiona el nervio ciático. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería, siendo trasladado al Hospital San Francisco de Asís. Pronóstico grave. Firmado: Dr. García Padrós".

PARTE FACULTATIVO DE ÁNGEL TERUEL.- "Herida por asta de toro en tercio proximal cara anterior muslo izquierdo con una trayectoria de 20 centímetros que contusiona paquete femoral y produce destrozos en músculos aductores, con orificio de salida bajo espina ilíaca antero-superior izquierda. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería, siendo trasladado al Hospital San Francisco de Asís. Pronóstico grave. Firmado: Dr. García Padrós".