www.aplausos.es

El malagueño habla desde el hospital, donde se recupera de la grave cornada en el cuello

Jiménez Fortes, en la Clínica Francisco de Asís de Madrid.
Jiménez Fortes, en la Clínica Francisco de Asís de Madrid.

Jiménez Fortes: "Ha sido un milagro difícil de explicar"

sábado 16 de mayo de 2015, 15:18h

Está tranquilo, guardando reposo, como le han dicho los médicos. Asegura que ya ha pasado mejor la noche y que puede ingerir líquidos aunque con las molestias lógicas de la brutal cornada en el cuello que recibió el pasado jueves en la plaza de toros de Las Ventas. Jiménez Fortes habla todavía con la voz algo débil pero se le nota animado. La evolución es satisfactoria y de momento no hay atisbo de ninguna complicación. La herida drena bien y no hay fiebre ni ningún otro síntoma de infección. Seguramente el lunes le someterán a nuevas pruebas y todavía estará unos días en la clínica San Francisco de Asís de Madrid antes de recibir el alta hospitalaria. Ha contestado a la llamada de Aplausos feliz, satisfecho con lo realizado en el ruedo, consciente de que en Madrid se pudo ver su evolución como torero.

-La primera pregunta es obligada, ¿cómo se encuentra?

-Mejor. Con dolores, pero es lógico. Tengo molestias al tragar pero ya puedo hablar mejor. Han pasado los médicos y dicen que la herida está bien. Así que estoy contento.

-Ha sido un susto grande.

-Sí. Ha sido un milagro. Es difícil de explicar que no haya ocurrido nada más grave. Fui consciente desde el primer momento, cuando entra el pitón en esa zona hay mucho peligro y lo difícil es que haya ocurrido sólo eso.

-¿Cómo vivió esos instantes?

-Quizá con más serenidad y menos angustia que el resto de la gente que lo estaba viendo. Me levanté y rápidamente busqué la enfermería. Afortunadamente tenemos la suerte de contar con las manos de don Máximo y todo su equipo. Después me durmieron y me operaron. Me dicen que la operación duró hora y media porque había mucho que reconstruir. Sólo puedo dar las gracias a los médicos.

-¿Qué sensaciones tiene después de su paso por Las Ventas?

-Me fui satisfecho. Me quedo con la emotividad de la tarde y la sinceridad. Iba muy responsabilizado, era mi única tarde en Madrid y creo que la gente lo captó. Mi primera faena quizá no fue limpia pero fue, como te digo, sincera y emotiva. Sé que todavía tengo mucho que mejorar pero se vieron cosas importantes.

-El toro se lo está poniendo complicado, paga muchas tardes con sangre.

-Yo trato de ver siempre el lado positivo. También me ha dado muchas alegrías. Esa misma tarde, con el primer todo viví sensaciones muy bonitas.

-¿Ha sentido el apoyo del mundo del toro?

-Sí. Es muy gratificante sentir que hay tanta gente que te quiere. Estoy muy agradecido a todos los compañeros que se han preocupado por mí. Estas cosas creo que también sirven para poner en valor a los toreros. Ahora quiero volver a Madrid y poder mostrar mi toreo otra vez.

-Que así sea.