www.aplausos.es

GIJÓN.- FERIA DE BEGOÑA

Robleño y Garrido, a hombros con excelentes adolfos

Ambos pasearon dos orejas en un festejo en el que Perera tampoco se fue de vacío y logró un trofeo

Chaparrito resultó ser un tío, que tomó dos medidas varas, cumpliendo. Robleño le pudo a su encastada embestida con mano baja y ganando siempre un paso para quedarse colocado. Derechazos y naturales con emoción. Torería en los doblones finales. Estocada desprendida. Oreja con petición de la segunda y ovación al toro en el arrastre.

A otro Aviador también cinqueño, le faltó la clase de sus hermanos. Fernando Robleño le expuso en un trasteo de toma y daca, presidido en todo momento por la emoción. Por ambos lados le robó series con mucha fibra. Tras una larga faena -sonaba un aviso cuando lo igualaba- dejó una entera desprendida para cortar la oreja que le abría la puerta grande.

Al cinqueño Aviador Perera lo recibió con mandonas verónicas rematadas con una lenta media. Tras un picotazo, le hizo un quite por delantales. Bien lidiado por Joselito Gutiérrez. Hubo ceñimiento por la diestra y largura de trazo en los naturales. Se vino a menos la humillada embestida y aun así Perera le sacó una tanda de derechazos sin montar la muleta. Pinchazo y una casi entera desprendida y atravesada que precisó dos descabellos. Ovación al arrastre y palmas para el extremeño.

Resultó deslucido Tomatillo con el que Perera estuvo firme tratando de someter la descompuesta embestida. Lo logró en varios momentos de una faena con altibajos, especialmente cuando le alargó los viajes por el pitón izquierdo. Estocada arriba para pasear una oreja.

A Baratero lo toreó con profundidad en las verónicas iniciales José Garrido. Tras dos varas, empujando más en la primera, le cuajó una faena con importancia, especialmente porque se empeñó en torearle por el pitón izquierdo, por donde el toro tendía a protestar en ocasiones. Estuvo poderoso y le sacó tres series de buena factura. También tuvo vuelo el toreo en redondo. Hubo preciosismo en los ayudados por bajo que abrocharon su labor. Estocada en lo alto. Oreja y ovación al arrastre.

A Madroño lo recibió animoso José Garrido con una larga y un farol de rodillas para torear luego por verónicas flexionando la pierna de salida. Romaneó en el caballo. Garrido, firme y seguro, demostró claridad de ideas cimentando su labor en el toreo al natural, con temple y empaque. Gustó mucho al público del Bibio. Lo mandó al desolladero de una estocada rinconera y cortó una nueva oreja. Aplausos al arrastre.


Gijón
, 15 de agosto de 2015. Toros de Adolfo Martín, de estupenda presentación y juego. El mayoral fue obligado a saludar desde el tercio al término del festejo. Fernando Robleño, oreja con petición de la segunda y oreja; Miguel Ángel Perera, palmas y oreja; y José Garrido, oreja y oreja. Entrada: Poco más de media plaza. Fuerte ovación para un espectador que gritó ¡Viva la libertad de ir a los toros sin que nos acorralen!.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti