www.aplausos.es

FERIA DE SAN AGUSTÍN

Gran tarde de Enrique Ponce, sin espada en Linares

El valenciano cuajó dos excelentes actuaciones, cortando una oreja en una y perdiendo un triunfo clamoroso en la otra

Fotos: CARMEN MOYA

Ponce saludó al primero con suaves lances a la verónica, rematados con media y revolera. Puyazo leve y posterior quite también a la verónica. El toro, justo de fuerzas pero noble, permitió a Ponce realizar una faena templada y técnicamente perfecta. Cuajó excelentes series sobre la diestra, haciendo todo con mucho temple y calidad. Mató de estocada fulminante, cortó una oreja y se le pidió también la segunda.

Realizó al cuarto un faenón. El animal salió blandeando de manos. Tras ser ovacionado Manuel Quinta tras un excelente puyazo, Ponce brindó a uno de los dueños de la plaza, Enrique Giménez. El valenciano aprovechó la nobleza de la res para instrumentar una labor creciente, llena de gusto y torería. Excelentes las series por ambos pitones, finalizando con cinco poncinas ligadas que reventaron los tendidos de Santa Margarita. El toreo a dos manos, sublime. Obra de arte del valenciano emborronada con varios pinchazos. Al final, vuelta al ruedo entre clamores.

El segundo fue un astado noble y justo de fuerzas. Se esforzó Morante en una labor que tuvo pasajes buenos, sobre todo por el pitón derecho. Hubo torería en los remates y en el toreo a dos manos. Mató de media en lo alto. Lo quiso apuntillar fallando en una ocasión y dando un golpe de verduguillo. Saludó la ovación del público.

El quinto, muy rajado y deslucido, no ayudó nada en los primeros tercios. Con la muleta Morante lo intentó sacando muletazos sueltos de un pozo vacío. Se justificó el sevillano, que mató de media desprendida y descabello. Ovación y saludos.

Al tercero, muy justo de presencia, lo toreó con despaciosidad Talavante a la verónica, sobre todo en una larga que duró una eternidad. Tras un buen quite por gaoneras, el animal llegó al último tercio rajadito, noble y soso. Labor del extremeño que fue de menos a más. Lo cuajó por ambos lados en muletazos largos y templados, imprimiendo variedad en los remates. Finalizó con manoletinas y mató de estocada trasera y tendida y descabello. Sonó un aviso y cortó una oreja.

Labor correcta pero sin apreturas la de Talavante al sexto, otro toro noblón pero muy soso al que mató de pinchazo y media estocada. Ovación de despedida.

Linares (Jaén), 30 de agosto de 2015. Toros de Zalduendo, desiguales de presentación, el 3º demasiado justo. Nobles, flojos y parados. Enrique Ponce, oreja con petición de la segunda y vuelta al ruedo; Morante de la Puebla, ovación con saludos en ambos; y Alejandro Talavante, oreja tras aviso y ovación de despedida. Entrada: Tres cuartos en tarde de mucho calor. Jocho saludó montera en mano tras banderillear al primero.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti