www.aplausos.es

El extremeño recibe el alta hospitalaria

Perera: "Gracias a todos por su preocupación, apoyo y cariño"

El extremeño abandona el Hospital Santísima Trinidad de Salamanca y seguirá la recuperación en su domicilio

miércoles 23 de septiembre de 2015, 11:32h
"Los toreros estamos expuestos a que nos pase cualquier tipo de percance en cualquier sitio, pero que me haya pasado en una plaza como Salamanca y haber caído en las manos del Dr. Ortega ha sido la mayor de mis suertes", afirma.

Miguel Ángel Perera ha recibido este miércoles el alta del Hospital Santísima Trinidad de Salamanca, ocho días después de la gravísima cornada que sufrió en el abdomen en la plaza de toros de Salamanca. El doctor Luis Ortega, quien ha atendido al extremeño desde el mismo día del percance, le ha retirado el último de los cuatro drenajes, situado en la pelvis menor. “A partir de ahora le seguiré viendo en mi consulta, la evolución es buena y sin ningún contratiempo, de ahí que le hayamos dado el alta”, asegura el cirujano jefe de la plaza de La Glorieta.

Preguntado sobre los picos de fiebre que aparecieron el fin de semana, el Dr. Luis Ortega afirma que se “deben al mover los drenajes pero no signos de infección ni anomalías”. A partir de ahora, Miguel Ángel Perera deberá “ejercitarse progresivamente para ir recuperando la movilidad y la fuerza”, explica.

Tras recibir el alta hospitalaria, Miguel Ángel Perera ha querido enviar mediante un comunicado su agradecimiento por las innumerables muestras de cariño recibidas estos días:

"Quiero aprovechar estas líneas para, en primer lugar, dar las gracias y reconocer la labor del Dr. Ortega. Los toreros estamos expuestos a que nos pase cualquier tipo de percance en cualquier sitio, pero que me haya pasado en una plaza como Salamanca y haber caído en sus manos ha sido la mayor de mis suertes. A él y a todo su equipo, así como a todas las enfermeras de la UVI y de planta del Hospital de la Santísima Trinidad de Salamanca, quiero trasmitirles mi más sincero agradecimiento por su calidad humana y por el trato y el mimo con el que en todo momento me han atendido. Gracias.
 


Quiero aprovechar también para dar las gracias a tantas y tantas personas que han estado pendiente desde el primer momento y han mostrado su preocupación, su apoyo y su cariño: compañeros, tanto en activo como retirados, ganaderos, periodistas, empresarios, aficionados, amigos... de todos y cada uno de sus mensajes de aliento he estado informado por mi apoderado, mi suegro y mis familiares más cercanos.
 
Muchas gracias de nuevo y espero que a todo el mundo le llegue mi fortísimo abrazo".