www.aplausos.es

HABLAN LOS ÚLTIMOS TRIUNFADORES DE ARLES

'Venía a demostrar que me llamo Thomas Joubert y que quiero ser torero'
(Foto: Isabelle Dupin)

"Venía a demostrar que me llamo Thomas Joubert y que quiero ser torero"

Ventura: "He toreado muy despacio; ¿el percance? Son cosas que ocurren, pero tanto el caballo como yo estamos bien"

martes 29 de marzo de 2016, 20:58h

Thomas Joubert y Diego Ventura, últimos triunfadores de la Feria de Pascua de Arles, hablaron para Aplausos al término de sus actuaciones este lunes en el legendario coliseo romano. "Ha sido un día importante, pero ya se acabó", declaraba Thomas Joubert a nuestro compañero Rolland Agnell; "nada más que venía a demostrar que me llamo Thomas Joubert y que quiero ser torero", confirmaba convencido.

Joubert, que lidió al bravo "Dudanada", de Pedraza de Yeltes, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, sabía que había tenido a la suerte de cara en el sorteo, pero también que detrás del éxito ha habido un intenso entrenamiento este invierno: "La suerte es parte del toreo también, pero la preparación de todos estos días ha ayudado sin duda a que luego salga todo así. He disfrutado mucho toreando y ojalá que pueda volver hacerlo otras muchas veces".

Para Joubert era la primera corrida del año y la saldó con la primera puerta grande y todo, además, en un escenario de primera categoría: "No está nada mal", afirmaba el diestro, que añadía parco en palabras: "No tengo nada más que decir. Sólo hablo con mi muleta. Y no estoy emocionado, nada más que pienso en volver a entrenar mañana".

Diego Ventura, por su parte, comentaba entre barreras tras desorejar por partida doble a su segundo toro de Bohórquez: "He disfrutado mucho, me he sentido muy torero en toda la mañana y han sido dos actuaciones muy importantes. La forma de parar a los toros de salida, doblándome con ellos y pegándole recortes muy toreros que han causado los primeros oles y luego la forma de templar a los toros, la forma de engancharlos, la forma de llevarlos y traerlos... yo creo que he toreado muy despacio y la pena es no haber matado al primero como he matado al segundo, porque hubiera sido un triunfo mayor; pero me voy contento".

Del percance sufrido mientras montaba a su yegua Milagro, apuntaba: "No pasó nada, resbaló en la misma cara del toro y caímos. Son cosas que ocurren, pero tanto el caballo como yo estamos bien".