www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

...y uno de terrón

Los pablorromeros fueron la guinda de San Isidro durante casi dos décadas. Hace casi medio siglo.  (Foto: Arjona)
Los pablorromeros fueron la guinda de San Isidro durante casi dos décadas. Hace casi medio siglo. (Foto: Arjona)
De manera que en la plaza de Madrid van a darse, jugarse y verse entre el 25 de abril y el 12 de junio veintinueve corridas de toros. Ciento setenta y cuatro toros. Y veinticuatro novillos de cuatro novilladas, y veinticuatro toros despuntados en cuatro festejos de rejones dentro del mismo plazo. Y hasta un toro más de rejones, del hierro de Luis Terrón, que va a ser el día 19 de mayo una especie de “toro por delante”. Por delante de una corrida de Núñez del Cuvillo. Y de Manzanares, que, con siete años de alternativa, se ha resistido como gato panza arriba a abrir un cartel. Joao Moura hijo toreará ese toro de Terrón. Visita inoportuna. Media hora más de festejo para empezar. El calentamiento.

De manera que en la plaza de Madrid van a darse, jugarse y verse entre el 25 de abril y el 12 de junio veintinueve corridas de toros. Ciento setenta y cuatro toros. Y veinticuatro novillos de cuatro novilladas, y veinticuatro toros despuntados en cuatro festejos de rejones dentro del mismo plazo. Y hasta un toro más de rejones, del hierro de Luis Terrón, que va a ser el día 19 de mayo una especie de “toro por delante”. Por delante de una corrida de Núñez del Cuvillo. Y de Manzanares, que, con siete años de alternativa, se ha resistido como gato panza arriba a abrir un cartel. Joao Moura hijo toreará ese toro de Terrón. Visita inoportuna. Media hora más de festejo para empezar. El calentamiento.

Entre el 30 de abril y el 6   de junio, 35 tardes de toros en Madrid. Treinta y cinco festejos en treinta y siete  días. Lo nunca visto. Pero habrá que verlo

En la corrida de Partido de Resina de Madrid va a confirmar alternativa un torero que lleva tiempo tapado y rumiándose: Álvaro Ortega. Novillero puntero en la generación de Abellán o Juli. Se quitó, ha vuelto. Tiene clase

Los pablorromeros, imagen imborrable para los amantes de las pintas cárdenas nevadas y claras. Aquellos celestes lomos en que encarnaba la idea misma del trapío, minúsculas cabezas, finísimas puntas, pechos poderosos. Un toro como un paisaje

El Joyerito, el Murciano y el Aragonés, de Algora, Victorino y Cuadri, pueden haber sido, cada uno a su manera, los tres toros diez de la última década en Madrid. Tres toros que cuestionan el sentido del indulto generalizado

 

Lea el artículo completo en su revista APLAUSOS