www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

¡Quién dijo miedo…!

Dos faenas de San Isidro han quedado señaladas por su grado de tensión. La emoción del miedo que estremece a la gente. Una de Roca Rey a un toro de Mayalde el 13 de mayo y, dos semanas después, otra de Rafaelillo a un toro de Adolfo Martín que habrá sido el de más trapío del abono entero

Solo dos toreros han logrado en San Isidro levantar como a resorte de sus asientos a la gente: Roca Rey en la tarde de su confirmación de alternativa, el viernes 13 de mayo, y Rafaelillo, el lunes 30 de mayo en el arranque de la llamada semana torista. La gente se levanta y parece bramar cuando siente la descarga eléctrica del miedo. No está claro cuál sea el agente del miedo: si el torero con su temeridad o su valor, o el toro con su temperamento. El temperamento es índice de bravura. No hay una sola clase de temperamento, sino varias. Hay, por ejemplo, un temperamento agresivo y otro defensivo. En ambos se reconoce la bravura. Lo que diferencia la bravura de la bravuconería es justamente una cuestión de temperamento.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2019

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2019 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2019 para Android