www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

Alguacil en Estella

La figura estelar de Pablo Hermoso de Mendoza, cincuenta años cumplidos el pasado abril y más de la mitad de ellos como rejoneador profesional, representa mejor que ninguna otra la transformación sufrida a la vez en el toreo ecuestre y en el negocio taurino en general. En uno y otro ha abierto brechas y caminos insospechados.

Antes que centauro, mitad hombre mitad caballo, Pablo Hermoso de Mendoza fue alguacil en los festejos taurinos de Estella, su pueblo. No un alguacilillo al uso, sino un precoz jinete de alta escuela y deslumbrante talento. Se corrió la voz en toda Navarra y regiones adyacentes. Un secreto a voces. Lo mejor de los toros de Estella, decían, el paseíllo, porque antes y después de recoger la llave de toriles Pablo le daba un repaso al repertorio de aires de doma. Espectáculo singular. Se ponía la gente de pie, las propias cuadrillas contemplaban fascinadas aquellas exhibiciones inesperadas. Un despeje, un despliegue.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2022

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2022 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2022 para Android