www.aplausos.es

FERIA DE SAN FERMÍN

Luis David Adame, tres orejas, primer triunfador en Pamplona

Notable dimensión del mexicano frente a una buena novillada de El Parralejo

martes 05 de julio de 2016, 20:07h
El navarro Javier Marín pasea un trofeo y da una vuelta al ruedo dejando patente su evolución y buen concepto.

FOTOS DE JAVIER ARROYO DEL FESTEJO

VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

Fotos: JAVIER ARROYO

Mucha clase y fondo sacó el quinto, un novillo a más en la muleta que repitió incansable. Dimensión frente a él de Luis David Adame, lucido en un buen quite por lopecinas, replicando a uno de Younes por saltilleras. Faena de nota del mexicano, que fue tomando cuerpo durante su desarrollo hasta concluir con un tramo final donde surgió la profundidad. Bendito temple, gran secreto de una faena reunida y cosida. Frescura y repertorio. Estocada a cámara lenta letal. Bravo novillo, ovacionado en el arrastre. Dos orejas para el coleta azteca.

Aplicó Luis David Adame mucha resolución y mucho temple al segundo, un ejemplar con movilidad y buena conducta que no se acabó nunca de entregar. El mexicano cuajó una faena abundante en la que exprimió a su oponente antes de tumbarle de una estocada. Oreja.

Puso entrega Javier Marín frente al manejable cuarto, que tuvo buena condición, mucha nobleza y mucha fijeza. Disposición del navarro en una faena en la que volvió a sobresalir con la mano izquierda. Estocada de la que tardó en caer y sonó un aviso. Oreja.

Bueno el primer novillo de El Parralejo, un animal con dulce y enclasada embestida. Calidad a raudales. El navarro Javier Marín le saludó con cinco faroles de rodillas con el capote, signo de ambición. La faena tuvo buen corte y limpieza, destacando el trazo sobre la mano izquierda, por donde compuso mejor. Marró con el acero. Ovación para el novillo. Vuelta al ruedo tras petición y tras aviso.

Sorprendió la despaciosidad y el ajuste de Andy Younes con un gran novillo jabonero que hizo tercero y que embistió por abajo con calidad. El francés, muy torero, le toreó con los vuelos y con las muñecas en una labor que, sin ser redonda, tuvo virtudes. Se atascó el descabello tras un pinchazo y una estocada. Ovación para el novillo. Silencio para el diestro galo.

Deslucido el sexto, que fue el de menor nota del buen encierro de El Parralejo. También el de hechuras menos armónicas. Sin clase y sin humillar. Cumplió Younes aunque sin brillo, antes de mostrarse desafortunado manejando la espada. Silencio tras aviso.

Pamplona, 5 de julio de 2016. Novillos de El Parralejo, bien presentados y bien hechos, nobles, con calidad y de buen juego. Destacaron 1º, 3º y 5º, ovacionados los tres en el arrastre. Manejables 2º y 4º. El más deslucido, el 6º. Javier Marín, vuelta al ruedo tras petición y aviso y oreja tras aviso; Luis David Adame, oreja y dos orejas; y Andy Younes, silencio y silencio tras aviso. Entrada: Casi tres cuartos.