www.aplausos.es

SANTANDER.- FERIA DE SANTIAGO

Ginés Marín, otro nombre joven a tener en cuenta

El jerezano corta tres orejas y abre la puerta grande

Alejandro Talavante muestra su buen momento y pasea un trofeo. Morante de la Puebla, torería sin toros.

VÍDEO RESUMEN DEL FESTEJO

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE ARJONA DEL FESTEJO

Fotos: ARJONA

Salió corretón de chiqueros el colorado primero de Núñez del Cuvillo. Morante de La Puebla meció el capote a la verónica destacando tres de ellas al ralentí. El toro, rajado, muy aplomado y agarrado al piso, no le dio opciones al torero sevillano que abrevió en la segunda serie. El cuarto, al igual que sus hermanos, fue un toro justo de raza y fuerza. Quitó por chicuelinas el sevillano impregnando con su duende el coso de Cuatro Caminos. Con la muleta dejó retazos de torería y buen gusto antes de que el toro se parara. Una estocada algo caída y un golpe de descabello dejó todo en palmas.

El segundo fue devuelto tras lesionarse en los primeros compases y en su lugar salió un sobrero de la ganadería titular, un animal deslucido, descompuesto y de corto viaje. Imposible por el pitón derecho. Talavante mostró sus intenciones en el ajustado quite por gaoneras. Valor y firmeza del extremeño dentro de una faena a más en la que brilló su toreo sobre la mano izquierda y puso de manifiesto el momento en el que se encuentra. Alejandro Talavante mostró de nuevo su buen momento con el quinto, un toro noble y manejable que apuntó buena condición en los primeros tercios pero que acabó viniéndose abajo. A base de series cortas, el extremeño instrumentó una labor que gustó por su ajuste, la largura y profundidad del toreo en redondo, y la cadencia en el toreo al natural. El arrimón final, con valor y exposición, acabó de meter al público en una faena salpicada de variedad. Un pinchazo, una estocada y la oreja concedida.

Ginés Marín debutó en Santander como matador con un precioso jabonero al que recibió por verónicas de rodillas. Bueno fue el quite, por su exposición y ajuste, por saltilleras en los mismos medios. La faena, abierta de hinojos, puso en pie al respetable gracias a la ligazón y una arrucina seguida del de pecho sensacional. Ya en pie, y con la muleta sobre la mano izquierda, dejó dos naturales muy templados ante un toro que se rajó y se vino a menos a partir de la tercera tanda. Las manoletinas finales dieron paso a un pinchazo y una estocada que le valieron para pasear la primera oreja. El único toro negro del encierro fue, a la postre, el de mejores posibilidades de la tarde pese a que le faltó mayor transmisión y tranco. Mejores inicios que finales, tuvo movilidad y eso le permitió al torero jerezano ligar las tandas sobre manos. A medida que el toro se fue apagando, Ginés Marín fue tirando de recursos. Cerró por bernadinas antes de cobrar una estocada certera que le valieron las dos orejas.

Santander, lunes 25 de julio de 2016. Toros de Núñez del Cuvillo (2º bis). Morante de la Puebla, división de opiniones y palmas; Alejandro Talavante, ovación con saludos tras leve petición y oreja; Ginés Marín, oreja y dos orejas. Entrada: Más de tres cuartos de plaza.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti