www.aplausos.es

TEMPORADA DE VERANO

Nuevo toque de atención de David Galván, esta vez en El Puerto de Santa María

Tres orejas para el gaditano en un festejo en el que El Cid paseó un trofeo y el palco se lo negó a Curro Díaz tras una notable actuación

domingo 14 de agosto de 2016, 18:29h
El banderillero Óscar Castellanos, resentido de una antigua lesión de ligamentos en su rodilla derecha.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE ARJONA

Fotos: ARJONA

Con majestuosidad y relajo, con ritmo y compás, lanceó Curro Díaz de capote al primero. Óscar Castellanos, trompicado a la salida de su segundo par de banderillas, fue trasladado a la enfermería, donde fue atendido por los médicos de un fuerte golpe en su rodilla derecha. Con la muleta toreó el linarense con gran cadencia y naturalidad, instrumentando buenas series con la mano izquierda, el pitón más potable del animal. Bien Curro, que mató de una estocada con derrame. El presidente no accedió a la muy fuerte petición de oreja y dio una vuelta al ruedo.

El cuarto fue un ejemplar a contraestilo de Curro Díaz. Tuvo mérito la labor del de Linares, pues el animal sacó complicaciones. Se colaba y miraba por los dos pitones el de La Dehesilla. Lo fue sometiendo el torero a base de valor y firmeza. Dominó la escena y al animal. Mató de un pinchazo hondo que no fue suficiente y de una estocada. Ovación.

Elegante y con sabor los lances de recibo de El Cid al segundo, al que cuajó un buen quite por chicuelinas. Muleta en mano, dibujó varias series en redondo por el pitón derecho de buen nivel. Más breve a izquierdas, cuando volvió a subir el tono de la faena de nuevo sobre la mano diestra, al toro se le apagó el motor. Pinchazo y estocada baja. Leve petición de oreja y ovación.

Una oreja paseó El Cid del quinto, un toro bien picado por Juan Bernal que embistió a oleadas en el último tercio. Fue un ejemplar encastadito, que se tragó las primeras tandas diestras de El Cid. Hubo por momentos hondura y temple, pero el animal conforme fue avanzando el trasteo y se sintió sometido acabó saliendo con la cara por arriba. Una serie final genuflexa cerrando al toro tuvo importancia. Mató de una estocada tendidita y trasera y un descabello.

Dos orejas paseó David Galván del tercero, un toro de Pereda que fue bravo, noble y bueno por los dos pitones. Veroniqueó con gusto el gaditano, intercalando chicuelinas ganando terreno hacia los medios. Rafael Limón salió rebotado de un par de banderillas y El Cid realizó un quite providencial. Saludaron el propio Rafael Limón y Álvaro Núñez en banderillas. Inició Galván su faena con ayudados por alto. Labor larga, plena de quietud y ligazón, interpretada de las rayas hacia dentro por el fortísimo viento. Entrega y firmeza a raudales de Galván, que toreó bien por los dos pitones. Las manoletinas finales y una estocada volcándose sobre el morrillo que tumbó al toro sin puntilla, pusieron en sus manos el doble trofeo.

Otro trofeo cosechó del último, un toro que se le coló por el pitón izquierdo en el recibo capotero. Arrancó por bajo el torero, que consiguió tres tandas diestras de mucho temple y hondura. Se le acabó pronto el gas al toro y la labor fue de menor relieve en su segundo tramo. La estocada animó a la concesión del trofeo.

El Puerto de Santa María (Cádiz), domingo 14 de agosto de 2016. Toros de José Luis Pereda y La Dehesilla (4º y 6º), bien presentados, ofensivos de pitones, y desiguales de juego. Destacó el buen 3º. El resto, apagados en el último tercio. Su juego pudo estar condicionado por haber sido lidiados al abrigo de las tablas debido al fuerte viento que molestó durante todo el festejo. Curro Díaz, vuelta al ruedo tras fuerte petición y ovación con saludos; El Cid, ovación con saludos tras leve petición y oreja; y David Galván, dos orejas y oreja. Entrada: Un quinto. Saludaron Rafael Limón y Álvaro Núñez tras banderillear al tercero. Óscar Castellanos, volteado por el primero, se resintió de una antigua lesión de ligamentos en su rodilla derecha. Fue derivado a un hospital para que se le haga un TAC.