www.aplausos.es

La Pincelada del Director

Tras la sentencia, el peligro es la atonía

Pasada la euforia de la sentencia, motivos había para celebrarlo, ahora el peligro es la relajación. Que pase la efervescencia mediática y las fuerzas profesionales vuelvan a la laxitud, giren la mirada hacia sus propios ombligos y sigamos donde siempre. Ese es el riesgo que debemos evitar, que se mantenga el inmovilismo crónico que nos ha traído hasta aquí, que los profesionales sigan agazapados en los intereses personales, abonados al cortoplacismo y a las intrigas palaciegas confiados en ese milagro natural, que sin saber muy bien por qué ha mantenido vivo hasta ahora a este singular mundo del toro. Y en ese impasse estamos, con los titulares a que dio pie la sentencia perdiendo sitio y fuerza en los medios, donde los redactoresjefes ya no piden escribidme algo sobre eso de los toros y los organismos estrictamente taurinos, tan ufanos en el éxito, ya hace días que andan aflojándose la corbata del protagonismo, de tal manera que la suerte, o eso parece, vuelve a estar de nuevo en manos de los aficionados más activos con el lógico riesgo del hartazgo. Peligro pues, enciendan las alarmas, pongan los radares, los fijos, los móviles, el pegasus, prohibido ir despacio en este viaje, ¡no tienten más a la suerte! que puede dejar de embestir por derecho y para entonces no habrá sentencia ni Federación de Entidades Taurinas ni mucho menos Administración que nos saque las castañas del fuego eterno.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2040

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2040 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2040 para Android