www.aplausos.es

CORRIDA DE SAN JOSÉ

Varea y Melcochuro, emociones fuertes en Arnedo

Importante actuación del castellonense ante un bravo y encastado toro de Victorino Martín

Paco Ureña perdió un trofeo del tercero tras marrar con la espada una buena faena. Curro Díaz, sin opciones con su lote.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE CARMELO BETOLAZA

Fotos: CARMELO BETOLAZA

Abrió plaza un toro noble pero de corto recorrido, condiciones por las que en ningún momento asomó ni la emoción ni el lucimiento de Curro Díaz que lo intentó con disposición antes de pasaportar a su oponente de un pinchazo hondo y tres golpes de descabello. El cuarto fue el más deslucido de la tarde, descompuesto, de nulo viaje, le costó desplazarse. Curro Díaz no pudo estar a gusto con el toro dentro de una labor breve que no tomó vuelo en ningún momento. Lo mejor, la estocada con la que pasaportó a su oponente.

Paco Ureña perdió la oreja tras emborronar con la espada una buena faena al que hizo segundo, un toro de Victorino Martín noble y repetidor, con el único defecto que buscó las tablas. Se empleó en el caballo el toro. Muy firme el murciano, lo sujetó fenomenalmente en una labor bien estructurada en la que logró por ambos pitones muletazos de bella factura. Seguro y puesto Ureña ante un toro humillador y que no se cansó de embestir. El murciano se estrelló frente al quinto, un toro deslucido, áspero, sin emplearse y mirón. Desordenada la lidia. Paco Ureña lo intentó frente a un animal que topaba más que embestía. Se diluyó la faena por la condición del toro.

Varea sorteó por delante un toro encastado y exigente, que realizó una muy buena pelea en varas, con acometividad y arrancándose de lejos en dos ocasiones. Bien picado por Puchano. El castellonense dejó pasajes sueltos sobre ambas manos pero a la faena le faltó continuidad y ligazón. Mal con la espada. El sexto fue aplaudido de salida, de brava y encastada condición, exigió el toro a Varea que le dio una réplica a la altura del toro. Muy importante el castellonense en una labor inteligente en la que le supo dar la distancia correcta al toro. Gran armonía entre toro y torero, labor limpia, pulcra, de mucho gusto de Varea, especialmente sobre el pitón izquierdo. En ningún momento le tropezó la muleta a Varea, que remató de una estocada eficaz y paseó una oreja.

Arnedo, sábado 18 de marzo de 2017. Toros de Victorino Martín, bien presentados y de variado juego. Noble con poco recorrido el primero; noble, repetidor el segundo, aplaudido en el arrastre; encastado el tercero, exigente; deslucidos cuarto y quinto; bravo y encastado el sexto, aplaudido de salida y en el arrastre. Curro Díaz, silencio en ambos; Paco Ureña, ovación con saludos tras dos avisos y silencio; Varea, ovación y oreja. Entrada: Tres cuartos de plaza. Saludaron en el sexto Diego Valladar y Raúl Martí.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti