www.aplausos.es

FERIA DE FALLAS

Valencia: Oreja para Lea Vicens y un nuevo Sueño de Ventura

La rejoneadora francesa pasea un trofeo del excepcional tercero mientras que el sevillano, de vacío tras fallar con los aceros, cuaja una obra cumbre frente al cuarto

Fotos: ARJONA

El primero de Bohórquez fue un toro parado y un tanto agarrado al piso. No le importó a Diego Ventura, que le puso un rejón de castigo montando a Añejo con el que toreó a la perfección sin clavar y armó un auténtico lío montando a Nazarí, especialmente en el galope a dos pistas templando una barbaridad y en dos banderillas muy de frente. Lo de mayor calado de su actuación llegó montando a Fino con un quiebro realmente inverosímil en un palmo de terreno y que levantó las ovaciones más importantes. Con el triunfo asegurado, el toro se fracturó una mano y el jinete de La Puebla tuvo que entrar a matar perdiendo así los posibles trofeos.

Dievo Ventura emborronó con el rejón de muerte una obra cumbre frente al cuarto, otro buen toro de Bohórquez ante el que el rejoneador sevillano hizo soñar y enloqueció a la afición valenciana en un tercio de banderillas memorable a lomos de Sueño, seguramente el mejor caballo torero de la actualidad por la manera de torear por los adentros, de llevar al toro cosido a la grupa y por los quiebros, especialmente por un último citando al toro de lejos y caminando hacia atrás. El caballo total. Tras un tercio para el recuerdo, llegó la espectacularidad de Escalona y las piruetas que acabaron de poner al respetable en materia. El remate llegó con Remate con un carrusel de cortas al violín muy jaleado. Con el alboroto formado y la puerta grande más que ganada, dos pinchazos previos a un rejonazo dieron paso a una clamorosa ovación.

Lo mejor de la actuación de Manuel Manzanares con el manso y aquerenciado segundo fue el tercio de banderillas montando a Farruco. Además de la manera de clavar, hubo pasajes buenos por los adentros y de toreo con la grupa. Finalizó con las cortas con Sócrates, en un carrusel, antes de matar de un rejonazo trasero siendo silenciada su labor. Al quinto también le costó mucho emplearse, había que llegarle mucho y no fue un toro fácil. Pese a ello, Manuel Manzanares, con oficio y una cuadra muy mejorada, especialmente con Príncipe, lo entendió a la perfección y le sacó el mayor rédito posible de un astado demasiado parado. Lo mató de un rejonazo aunque sin el efecto deseado, necesitando un golpe de descabello y esfumándose la posibilidad de tocar pelo.

Lea Vicens cortó una oreja del tercero, un gran toro que tuvo fijeza, celo y transmisión. La rejoneadora francesa puso toda la carne en el asador, hasta el punto de que utilizó cinco caballos. Lo paró a buen nivel con Bach, puso banderillas en un tercio espectacular montando a Bético, alguna con Desafío que fueron las de mayor reunión y entidad. Colocó rosas a lomos de Greco, llegando mucho al público. Culminó su actuación de un rejonazo montando a Espontáneo. Imposible resultó el sexto que cerró la mañana, manso de solemnidad. Lea Vicens mostró un notable grado de madurez, le buscó las vueltas en una labor de mérito en la que estuvo muy por encima de un animal muy deslucido. No pudo redondear su actuación la francesa que saludó una ovación.

Valencia, domingo 19 de marzo de 2017. Matinal. Toros de Fermín Bohórquez, bien presentados, destacó el excepcional tercero y el buen cuarto. Deslucidos y de poco juego el resto. Diego Ventura, silencio y gran ovación con saludos; Manuel Manzanares, silencio en ambos; Lea Vicens, oreja y ovación con saludos. Entrada: Tres cuartos de plaza.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti