www.aplausos.es

Las verdades del Barquero

La derrota de Vitoria

La feria de la Blanca, clásica y centenaria, ha desaparecido del calendario taurino este año y, según cálculos más realistas que pesimistas, tal vez para siempre. Un juego de intereses políticos compartidos alimentó la construcción en 2006 de una nueva plaza de toros moderna y cubierta, y dio paso a un cuatrienio de gestión acertada y relanzamiento. Pero otro de juego de intereses políticos de signo contrario ha venido a proscribir de hecho los toros en la capital política del País Vasco

Las últimas corridas de toros en Vitoria han sido, con once años de diferencia, dos. El año 2005 se clausuró la centenaria plaza de Txagorritxu. Martes 9 de agosto. Toros de José Rufino, del hierro de Peñajara, para José Ignacio Ramos, Juan Bautista e Iker Javier Lara, un proyecto de torero del país, de la muy taurina villa de Llodio. Ramos, burgalés de cuna pero hecho taurinamente en la escuela que tuvo y mantuvo en Vitoria Santos Serranillo, era el torero de la ciudad. Y no solo, pues supo trascender el papel de torero regional o local gracias a sus talentos: una sinceridad conmovedora y elemental, capacidad en todos los tercios con todos los hierros posibles del arco torista y una manera de atacar y acertar con la espada que ni tenía precedentes ni ha tenido tampoco émulos después.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2079 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2079

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2079 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2079 para Android