www.aplausos.es

FERIA VIRGEN DE LA VEGA

Ferrera y Talavante, torería y arte en Salamanca

Ambos a hombros tras cortar dos orejas cada uno

Fotos: ISMA SÁNCHEZ

El arte de Talavante y la torería de Ferrera alzaron este miércoles el vuelo de la feria de Salamanca. Tanto uno como otro pasearon dos orejas -en el caso de Talavante, de un mismo toro, el segundo de su lote- y abrieron la puerta grande.

Abrió plaza un toro de García Jiménez de bella lámima frente al que Antonio Ferrera no acabó de encontrarse a gusto con la capa. Tomó una vara y salió suelto antes de lucirse el extremeño en banderillas. Compás y reposo marcaron su faena de muleta, que alargó, estando por encima del deslucido animal que calamocheaba al embestir. Mató de estocada y cortó la primera oreja de la tarde.

Ferrera levantó un clamor a la verónica en el cuarto, el extremeño cuajó lo más torero de la tarde hasta ese momento frente a un toro al que llevó al caballo por chicuelinas al paso. Muy torero, barroco y abelmontado, se ganó la ovación de la tarde. Artista con la muleta, logró momentos de alta calidad artística, aunque faltó emoción por la blandura del toro. Se creció en el final de faena con una encimista serie de naturales que remató con un pase de pecho de pitón a rabo. Todo lo hizo de manera ceremoniosa. Mató de estocada trasera y descabello y paseó una oreja.

Rajado y deslucido el segundo, huyó del capote de Alejandro Talavante y se aquerenció en terrenos de toriles. Huyó también del caballo y fue en la cercanía a chiqueros donde el torero de Badajoz lo toreó sin apenas lucimiento por la nula condición del toro. Lo mató de una estocada entera y delantera.

El quinto fue otro toro de García Jiménez justo de presencia y falto de codicia en el capote de Talavante. Tomó un puyazo y el de Badajoz encendió las pasiones con un quite por gaoneras rematado con una revolera. Brindó al público y firmó una bella faena que inició por estatuarios, antes de coger la muleta sobre la diestra para torear con majeza y elegancia en dos series de alto contenido artístico. Ahí surgió el mejor Talavante, el de las grandes tardes para deleitar con naturales exquisitos y adornos llenos de torería. Mató de casi entera y cortó dos orejas. Justo premio a su faenón.

Cayetano se mostró digno a la verónica frente a un toro justo de presencia y falto de codicia. Muy castigado en varas, tercio donde apareció el capote de Iván García para brillar en una magnífica brega, muy aplaudida por el público. Comenzó doblándose por abajo en un trasteo desdibujado por la mansedumbre del toro. Mató de cuatro pinchazos, una estocada tendida y dos descabellos.

Con el sexto, lo más importante y torero llegó con Iván García en banderillas, que se vio obligado a desmonterarse tras clavar dos grandes pares. Con las fuerzas muy justas el toro, Cayetano lo toreó sin exigirle, dejándolo ir y tratando de llevarlo a los medios. Allí también perdió las manos el animal en cuanto lo obligaba Cayetano, por lo que la faena no logró alzar el vuelo a pesar del empeño del diestro. Mató de estocada atravesada.

Salamanca, miércoles 13 de septiembre de 2017. Toros de Hnos. García Jiménez. Justos de presencia, mansos en general excepto el 5º, con gran fondo de nobleza. Antonio Ferrera, oreja y oreja; Alejandro Talavante, ovación con saludos y dos orejas; Cayetano, silencio y palmas. Entrada: Más de media plaza. Iván García se desmonteró tras parear al sexto.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti