www.aplausos.es

EMPRESARIOS I - BMF [Casa Chopera y Grupo BAL]

“Tras unos años difíciles, empieza una etapa alcista”
Ampliar

“Tras unos años difíciles, empieza una etapa alcista”

lunes 23 de octubre de 2017, 17:48h
La casa Chopera arrancó el año con un novedoso proyecto: la creación de la empresa BMF, fruto de su asociación con el Grupo BAL, núcleo duro del imperio financiero y empresarial del todopoderoso magnate mexicano Alberto Bailleres. La nueva sociedad ha echado a andar con buen pie, pues por las plazas que dirige han pasado en este 2017 en torno a 225.000 espectadores, registrándose, además, un dato alentador: la tendencia a la baja en la cifra de asistentes provocada por la crisis no sólo se ha frenado, sino que, por fin, ha empezado a revertir.

“En el aspecto económico se nota una mejoría con respecto a los últimos años, pero aún quedan muchos esfuerzos por realizar para recuperar plazas que vienen de momentos muy difíciles. Da moral ver que aumenta la afluencia de público y que el ambiente mejora cada año, pero para que eso suceda hay que hacer ferias de gran calidad y llevar a cabo muchísima inversión en comunicación e iniciativas adicionales que suponen, también, muchísimo más gasto. Lógicamente, lo que esperamos con ello es lograr una mayor afluencia de público para rentabilizar toda esta inversión en el futuro”. Quien habla es Pablo Chopera, primero en tomar la palabra en la conversación que mantenemos a tres bandas junto a su hermano Óscar y su hijo Manuel para radiografiar lo que ha dado de sí el 2017 en las plazas que regentan.

“La tendencia ha empezado a cambiar -añade Manuel-. Hemos pasado años muy difíciles y es importante valorar que estamos en un momento alcista para no perder el rumbo”. “En cualquier caso -matiza Óscar- no debemos pensar que la crisis ya quedó atrás. Es cierto que se atisba una ligera recuperación y así lo demuestran los datos macroeconómicos, pero la salud de la Tauromaquia, que no deja de ser un espectáculo cultural y de ocio, depende del bolsillo de los aficionados, de la microeconomía y del presupuesto que se destina al ocio. Los niveles de gasto en consumo cultural son aún muy inferiores a los años pre-crisis. Se recuperarán poco a poco, pero hay que aprovechar este momento más delicado para invertir y realizar una estrategia de captación y fomento de la Fiesta para que, cuando ese momento llegue, podamos recoger lo sembrado”.



La precedente es la primera de las muchas conclusiones que arroja el análisis de la campaña de la mano de los Chopera: cambio de tendencia, sí; necesidad de no lanzar las campanas al vuelo y seguir invirtiendo, también. Para ello, tanto en sus plazas como en las de sus colegas, urge seguir concienciando a determinados actores de la Fiesta -muy especialmente, a las figuras- de los tiempos difíciles que sigue atravesando el toreo en materia económica. Sin embargo, aún hay quien parece no haberse enterado de tan delicada cuestión.

Al respecto, Óscar advierte: “Nosotros lo que buscamos, por encima de todo, es que venga el mayor número posible de público a las plazas y que eso genere una economía suficiente para que todo el mundo se vea bien recompensado. La distribución de la taquilla tiene que compensar debidamente a los toreros, ganaderos y empresarios para que el espectáculo sea sostenible. Está claro que si la plaza se llena es porque existe un gran interés por ver a los protagonistas, el toro y el torero, y en ese caso se tienen que pagar, como es lógico, las cifras máximas acordadas porque se lo han ganado. El problema viene cuando la plaza no se llena; obviamente, en esos casos el ganadero y el torero no pueden perder, pero tampoco debe hacerlo el empresario. Es importante que exista un equilibrio económico para cualquier circunstancia porque el futuro de las plazas depende de ello. La clave para que eso exista es la transparencia entre las partes y que esa transparencia genere la confianza suficiente para que luego sea posible llegar a ese equilibrio”.



Pablo ahonda en la cuestión: “A nivel interno ha habido y hay aún muchos aspectos que la crisis nos obliga a afrontar y que, desgraciadamente, no se afrontan. Nos tenemos que poner todos de acuerdo en bajar el precio de las localidades y, para ello, es necesario que los costes desciendan, así como los hipotéticos beneficios empresariales aunque a un empresario, en estos momentos, lo único que le preocupa es no perder. Las figuras, aunque comprendamos que tienen que rentabilizar al máximo sus carreras, deberían ser conscientes de que hay que rebajar los honorarios para intentar redirigir el sector. No es un tema de bajar a uno para aumentar a otro, sino de que haya una proporcionalidad entre lo que se genera y lo que perciben los protagonistas. Estamos muy preocupados con la situación del sector en general. Hay muy pocas plazas que no den pérdidas en sus balances y, aunque nosotros sí hemos visto mejorar los números de las nuestras, nos preocupa en gran medida lo que está sucediendo con el resto”.

LA BAJADA DEL IVA, VITAL

“La bajada del IVA ha sido importantísima para el sector. La hemos aplicado prácticamente en todas nuestras plazas con diferentes estrategias en cada una de ellas. En Palencia o Salamanca, por ejemplo, bajamos el precio de las entradas y organizamos varias clases prácticas; en Bilbao se redujeron los precios, en Logroño se organizó una novillada picada… En general la bajada va a ser muy positiva para la Fiesta porque nos permite ofrecer más calidad y festejos de promoción con un precio menor, algo que, en principio, nos ayudará a crecer”, afirma Pablo Chopera. No obstante, el balón de oxígeno que ha supuesto para los empresarios tal medida no es el único revulsivo que necesita la Tauromaquia: “Hay dos aspectos a nivel externo que consideramos de máxima urgencia para mejorar la Fiesta -ahonda el propio Pablo-. El primero es la salvaguarda de la Tauromaquia en todos los países taurinos. No podemos estar pendientes de que un día a un político le dé un aire prohibicionista -como nos sucedió en Donosti- y se cargue la ilusión y libertad de la gente y el trabajo y prosperidad de todos los profesionales que contribuyen con su esfuerzo y dedicación a esta cultura. Hay muchos pasos importantes ya dados, pero hay que realizar de una vez por todas, con la unión de profesionales y afición, una protección total que nos posibilite trabajar con tranquilidad y pensamiento de futuro.

La segunda, completamente ligada a la primera, se basa en recuperar la “normalización” de la Tauromaquia en la sociedad. La Tauromaquia es una cultura universal y como tal tiene que ser respetada y fomentada a nivel social en todos sus formatos. Tenemos que lanzar un mensaje bien estudiado que traslade a los ciudadanos de a pie los valores culturales y tradicionales de la Fiesta de una manera académica y constructiva. Estas dos acciones urgentes tienen que ir ligadas con la mayor defensa que tiene la Fiesta, la afluencia de público, y, para ello, tenemos que crear un espectáculo de calidad y emoción que vuelva a enganchar a los ciudadanos”.

“En el aspecto económico se nota una mejoría con respecto a los últimos años, pero todavía quedan muchos esfuerzos por realizar”

Manuel apoya el discurso de su padre: “La sociedad española ha sido siempre mayoritariamente taurina y ha respetado los valores tradicionales y culturales de la Fiesta durante siglos. Lamentablemente en estos momentos corremos el riesgo, por las nuevas corrientes ideológicas populistas y animalistas, de caer en el ostracismo, pero debemos hacer el máximo esfuerzo para seguir siendo la máxima referencia cultural a nivel internacional que tiene España. La misma idea puede aplicarse a Francia, Portugal o Latinoamérica, con la diferencia de que en países como Francia la cultura taurina se defiende desde la minoría y a las minorías han conseguido que se les respete. En España se contempla la Fiesta desde una ámbito más popular y amplio que a veces nos hace más vulnerables en términos locales”.

“El ganadero y el torero no pueden perder, pero tampoco debe hacerlo el empresario. Es importante que exista un equilibrio en ese sentido”

Para acometer los retos y esfuerzos que se demandan, “es vital reunir fuerzas, recursos y trabajo profesional”, pondera Pablo aludiendo de nuevo a la creación de BMF: “Como todas las nuevas asociaciones, siempre hay que ir con buen paso y afianzar todo muy bien para que luego todo ruede a la perfección y, en ese sentido, este primer año ha sido crucial”.

225.000 ESPECTADORES

“Esta temporada hemos organizado 27 corridas de toros, 3 corridas de rejones, 4 novilladas con caballos, 7 novilladas sin caballos en formato de clases prácticas y 12 espectáculos populares en diferentes formatos”, apunta Manuel. “Hemos tenido una afluencia total de público, en cifras redondas, de unas 225.000 personas”.

SAN SEBASTIÁN - 35.000
BILBAO - 70.000
ALMERÍA - 20.000
PALENCIA - 25.000
SALAMANCA - 40.000
LOGROÑO - 35.000

“En todas las plazas ha aumentado el público este año en torno al 10-15%, salvo San Sebastián, que hacemos la comparativa con 2015 puesto que en 2016 la plaza se llenó al 100%. En todas se ha incrementado ligeramente el abono y en todas se han vendido más entradas sueltas. Las cifras de aumento no son enormes pero sí que son esperanzadoras para seguir trabajando en la misma línea y seguir con la tendencia alcista. El año que viene el objetivo es, como mínimo, mantener el mismo porcentaje de aumento y, de ser posible, superarlo”.

EL PULSO DE CADA PLAZA

BILBAO.- Punto de inflexión-. "Con una feria de máxima expectación, de gran resultado artístico este año y manteniendo el equilibrio entre el toro-toro y las figuras, Bilbao sigue siendo el gran puerto de montaña de la temporada. La recuperación va bien encaminada pero no podemos perder el buen rumbo cogido y debemos buscar esa ansiada integración de la afición en las Corridas Generales".

SAN SEBASTIÁN.- Gran ambiente.- "Tras dos años de prohibición hemos conseguido que Illumbe sea, de nuevo, un referente. En 2016 organizamos una feria histórica gracias a José Tomás y junto a todo ese ambiente que se venía generando desde 2015 con la reapertura ha producido una corriente extremadamente positiva que seguro se seguirá consolidando. Tenemos que tener cautela por la inestabilidad política, pero seguir trabajando con el máximo esfuerzo para que se mantenga la ilusión".

PALENCIA.- Esperada sorpresa.- "Tres años de mucho trabajo y concienciación social empiezan a dar sus frutos en una plaza que estaba muy tocada. El gran aumento de público en 2017 augura un futuro muy esperanzador para los Campos Góticos y es importante seguir con la inversión y no perder el ritmo".

ALMERÍA.- La delgada línea roja.- "Almería sigue sufriendo una situación complicada a nivel económico pero se atisba poco a poco y con mucho esfuerzo una recuperación que va a llevarla a ser de nuevo la tercera plaza de Andalucía".

SALAMANCA.- La feria más joven de España.- "1.200 menores de 25 años cada día por 10€ nos indica que Salamanca es una plaza de futuro y que el trabajo realizado está dando su recompensa. Tenemos que seguir con esta línea e intentar implicar a las empresas en la feria puesto que los toros suponen el mayor evento que tiene la ciudad".

LOGROÑO.- Maillot de la montaña.- "Con San Mateo, una feria exigente, terminamos la temporada con muy buen sabor de boca. Funcionó muy bien la diversidad de encastes, especialmente La Quinta y Victorino. Tenemos que seguir por esa línea y crear una feria para el aficionado combinando figuras y ganaderías del gusto del público".