www.aplausos.es

FERIA DE LA MAGDALENA

Puerta grande para Juli y Talavante, ambición y fantasía en Castellón

Madrileño y extremeño pasean tres y dos orejas respectivamente; Manzanares, con una oreja, roza la salida a hombros

viernes 09 de marzo de 2018, 17:05h

Fotos: JAVIER ARROYO

Comenzó a un gran nivel la tarde con una faena importante de El Juli a un bravo garcigrande al que le cortó las dos orejas. No se definió el toro en los primeros tercios, pero se vino arriba en la muleta, donde el madrileño le formó un auténtico lío. Se venía de largo el astado, pronto, con alegría… y embestía con franqueza y fijeza a la muleta poderosa de Juli, que de primeras comenzó a bajarle la mano y llevarlo largo. Toreó al natural muy relajado, con media muleta, con el pico, que en este caso no fue defecto sino virtud. Repitió el toro con emoción y lo llevó Juli muy cosido, casi sin soltar la embestida. El colofón fue una tremenda estocada en lo alto. Dos orejas incontestables.

Explosión julista en su segundo. El madrileño salió con ambición y desatado a rematar la tarde y recibió al cuarto con una larga en el tercio. Enloqueció al público en un quite por lopecianas muy jaleadas y lo levantó de sus asientos tras dos medias y una belmontina de gran expresión para rematar. Se presagiaba faena grande. Se echó de rodillas para iniciar su labor muleteril y, muy entregado, descarándose, toreó sobre la diestra y sin levantarse, ligó otra tanda al natural. Salió a por todas sin reservas. No era fácil el de Domingo Hernández, con una movilidad engañosa. Rebrincado, soltando la cara en ocasiones y descompuesto. Tuvo que someterlo Julián por abajo para poderle. Mató de una estocada casi entera algo trasera que fue efectiva y paseó una nueva oreja.

Recibió Talavante al sexto soltando el capote a una mano. Fue abanto en los primeros tercios el toro y con cierto punto de mansedumbre en la muleta que le hacía salirse suelto y buscar la querencia, pero le sirvió al extremeño su movilidad y supo sacarle partido. Todo rompió a raíz de dos buenos pares de Juan José Trujillo, que se desmonteró. Comenzó entonces Talavante a improvisar y a crear un inicio donde combinó la arrucina, un pase de las flores y un cambiado mirando al tendido en el que se metió al público en el bolsillo. Sometió y sujetó la embestida Talavante. Largo y roto en el natural; con más despaciosidad sobre la diestra. Acabó rajado el toro en el momento en el que el extremeño se fue a por la espada, tirándose a matar con rectitud y dejando un espadazo tendido. Dos orejas.

Fantasía capotera de Talavante al tercero de la tarde en el recibo. Un toro que tenía buen son y galope, pero que se vino muy pronto abajo, acusando tal vez un fuerte costalazo. Abrevió el torero que mató al tercer intento.

MANZANARES, OREJA AL TEMPLE

Un oreja paseó Manzanares del quinto de la tarde, otro toro que tuvo un comportamiento frío en el inicio pero que después se empleó en la muleta. Faena de menos a más del alicantino, donde poco a poco fue acoplándose con el de Domingo Hernández hasta conseguir los momentos de mayor ajuste, empaque y belleza al final de su labor. Ahí fue cuando surgió el mejor Manzanares. Mató de una estocada algo caída. Oreja con petición de la segunda.

Abanto y sin emplearse salió el segundo de la tarde, un toro que después embistió con calidad a la muleta de Manzanares, aunque le faltó cierto ritmo y motor para empujar con transmisión en los engaños. El alicantino dejó alguna tanda aislada en la que sobresalió el empaque y el buen gusto, aunque a su labor, que no acabó de tomar vuelo, le faltó mayor rotundidad y estuvo condicionada por el animal. Lo mejor, una gran estocada de la que tumbó al toro sin puntilla. Hubo leve petición.

Castellón. Viernes 9 de marzo de 2018. Toros de Garcigrande (1º, 2º y 3º) y Domingo Hernández (4º, 5º y 6º); bien presentados y de buen juego en líneas generales, destacando el primero por su acometividad y prontitud. El Juli, dos orejas y oreja; José María Manzanares, ovación con saludos tras leve petición y oreja; Alejandro Talavante, silencio y dos orejas. Entrada: Casi lleno.