www.aplausos.es

FERIA DE LA MAGDALENA

La izquierda de Varea, lo mejor de la tarde en Castellón

Un temporal de lluvia y viento, y una deslucida corrida de Victorino, ensombrecen la penúltima del abono

sábado 10 de marzo de 2018, 16:52h

Fotos: JAVIER ARROYO

El festejo comenzó con una ovación cerrada de la afición a Victorino Martín Andrés en la figura de su hijo a quien el matador de toros castellonense Pepe Luis Ramírez, en nombre de la aficion de Castellón le hizo entrega de una escultura de Ripollés y un azulejo con la imagen del ganadero de Galapagar.

Saludó El Fandi al primero de la tarde con una larga cambiada en el tercio. Mientras lo toreaba a la verónica sufrió el toro un fuerte costalazo tras hundir los pitones en la arena. Lo banderilleó Fandi con facilidad, a pesar de que el toro le midiera en los últimos pares. En la muleta, al toro le costó romper adelante, sólo en una tanda de naturales tuvo mayor profundidad y largura su embestida y el granadino se acopló mejor, enganchando muy bien sin tirones. No hubo después ese acople entre ambos y tras un desarme en un molinete, puso punto y final a la faena. Mató de media estocada y silencio.

Fue el segundo un toro protestado de salida por su falta de remate. Aunque astifino y engatillado, al de Victorino le faltaba cuajo. Fue un toro sin entrega alguna y que se acabo pronto. Se le coló de salida muy feo al torero. Castella se salió a los medios muy bien con el toro, doblándose por abajo para someter al animal y poderle. Expuso Castella con firmeza intentándolo sobre ambas manos a pesar de que el animal se vencia por los adentros y con corto recorrido. No estuvo afortundao con la espada. Con una estocada dentro, el victorino se puso complicado para descabellar y tras sonar los tres avisos para Castella acabó siendo devuelto a los corrales.

Con arrebatadas verónicas y una media exquisita recibió Varea al tercero. Su gusto capotero quedo evidente en otra media que fue un auténtico cartel de toros. No era fácil el toro. Muy agarrado el piso y defendiéndose en los primeros tercios, no quería nada por arriba. Pero Varea, que salió mentalizado y dispuesto acabó metiendo al de Victorino en la muleta. Surgió la mejor mano izquierda de Varea con un toreo cargado de expresión, profundidad y sentimiento. Perfecta la manera de presentar la muleta y enganchar con suavidad, alargando la embestida hasta detrás de la cadera. Toreo caro. Y todo con mucha firmeza y exposición. Ni una duda. La gente se rompió con el de la tierra. Mató de pinchazo y media estocada. Oreja.

Fue el cuarto un inválido que se fue por los suelos en varias ocasiones aquejado de los cuartos traseros, lo que provocó el enfado y malestar general del público. Fandi, que brindo la faena a Victorino, lo intentó ya que el toro tenia calidad y humillaba, pero la faena se vivió entre protestas del público. Silencio.

Más alto de agujas el quinto, largo y un punto más embastecido que sus hermanos. Salió con muchos pies y después empujó con fuerza al caballo. Pero en la muleta el toro fue otra cosa. No se empleó el victorino, siempre con la cara alta, midiendo y sin fijeza, echando el freno a mitad del viaje. Castella se justificó en una faena larga en la que llevó muy tapado al animal y aguantó parones con firmeza. Leves palmas tras aviso.

Inédito Varea frente al sexto, un toro deslucido, apagado y con una embestida anodina con el que poco pudo hacer el torero de la tierra. Mató esta vez de una estocada al primer intento y un descabello. Silencio.

Castellón. Sábado 10 de marzo de 2018. Feria de la Magdalena. Toros de Victorino Martín, desiguales de presentacion y juego. Algunos justos de remate. David Fandila "El Fandi"; silencio en ambos; Sebastián Castella, tres avisos y palmas tras aviso; Varea, oreja y silencio. Entrada: Casi lleno. Los toros lucieron divisa negra en señal de luto.