www.aplausos.es

PORTUGAL

Noche épica de los forcados de Santarem y Montemor en Lisboa

Brillante actuación de Moura hijo con un magnífico toro de Antonio Silva

viernes 06 de abril de 2018, 10:22h

Fotos: JOAO SILVA

La corrida inaugural del abono de 2018 en Lisboa resultó, en conjunto, un espectáculo muy interesante, en el que sobresalió una estupenda competencia entre los forcados amadores de Santarem y de Montemor. Valentía a raudales ante toros encastados, además de buena técnica, fue la tónica de una noche en la que ambos grupos dejaron patente sus capacidades, que les permitieron realizar seis pegas de cara aguantando fuertes derrotes y saliendo victoriosos de la dura prueba. Extraordinarias las pegas ejecutadas por Lourenço Ribeiro (Santarem) y Antonio Vacas de Carvalho (cabo del grupo de Montemor), además de un colosal intento de Francisco Borges (Montemor), que atravesó la arena perfectamente acoplado a la cara del toro hasta lesionarse y pasar a la enfermería, siendo sustituido por Joao da Cámara. Las restantes pegas, a cargo de Antonio Taurino y Francisco Graciosa (Santarem) y Francisco Bissaia Barreto (Montemor) contribuyeron para el balance triunfal: se vivieron momentos de exaltación de esta modalidad característica de las corridas a la portuguesa.

En la parte ecuestre el éxito grande volvió a sonreír a Joao Moura hijo, quien dejó bien claro que atraviesa un momento dulce que le propicia el lucimiento con casi todos los toros, debido a la seguridad que revela. Frente al mejor toro del festejo, el segundo, construyó una lidia sólida y completa, bregando con eficacia y clavando con verdad. En quinto lugar salió el toro más complicado, reservón, al que Moura supo dar la vuelta, con entrega permanente y una sabia elección de los terrenos.

Rui Fernandes rubricó los mejores pasajes de su actuación en el cuarto, de franca embestida, que el jinete aprovechó para armar un alboroto con su toreo espectacular y alegre, clavando banderillas de buena nota. En el que rompió plaza, cumplidor, mostró su empeño pero la faena tuvo escaso contenido.

Agradable regreso de Joao Telles hijo a Campo Pequeno, a pesar de no haber tenido una tarea fácil. Laboriosa faena con el tercero, noble sin trasmisión, ante el que Telles consiguió dejar su sello en algunas suertes de alta calidad. Volvió a estar a buena altura enfrentado al que cerró plaza, al que dibujó una lidia meritoria, larguísima, con un toro que vino a menos.

LISBOA (Portugal). Jueves, 5 de abril. Toros de Antonio Silva, serios aunque con demasiados kilos, encastados y con movilidad. Rui Fernandes, silencio y vuelta; Joao Moura hijo, vuelta y vuelta; Joao Telles hijo, vuelta y vuelta. Entrada: Más de tres cuartos. Al iniciarse el festejo se guardó un minuto de silencio en memoria de un numeroso grupo de figuras del mundo taurino fallecidas en los primeros meses de este año.