www.aplausos.es

MADRID

Rafael González roza la puerta grande en Las Ventas

Ángel Jiménez y Pablo Atienza, sin opciones ante un deslucido encierro de José Luis Pereda y La Dehesilla

domingo 15 de abril de 2018, 18:11h

Fotos: JAVIER ARROYO

El primer novillo de José Luis Pereda resultó violento. Muy abanto de salida, lo propio en Núñez, pero tras los primeros tercios no hizo más que desarrollar mal estilo. Las arrancadas fueron rectas, ásperas. Ángel Jiménez hizo un esfuerzo saliéndose de su buen concepto. La estocada tuvo rápido efecto aunque cayó algo desprendida. El descarado girón que hizo cuarto embistió con las manos por delante de salida. Se centró en el inicio de muleta por bajo de Ángel Jiménez, que le obligó consiguiendo que se quedara. La movilidad hizo pensar al personal que podía ser buen novillo pero la violencia al derrotar en las telas del sevillano recordó el mal aire del primero. Una tanda de naturales en el tramo final de la faena, con el novillo más asentado, volvió a dejar patente el buen aire de Jiménez que, definitivamente, había pechado con el peor lote. Insistió en demasía. Varios descabellos tras un pinchazo hondo.

Pablo Atienza recibió con disposición al segundo, un novillo con mayor alzada que el anterior aunque fino. Derribó a Álvaro Atienza en el primer envite en el que había señalado trasero. El segundo puyazo fue en todo lo alto y medido. Banderillearon con profesionalidad José Manuel Mas y Gómez Pascual. Atienza inició la faena genuflexo para intentar abrir los caminos al de Pereda, que no regalaba nada. Pese al aire, Atienza logró templar la embestida por el pitón derecho. El novillo obedeció a medias, protestando cuando se le obligaba. De uno en uno, el segoviano fue también templando al natural. Expuso buscando el pitón contrario y toreando ceñido. El final fue por manoletinas. Media estocada baja tras pinchazo. Muy serio fue el quinto de José Luis Pereda. Fue protestado tras perder las manos en varias ocasiones en los primeros tercios. Brindó Atienza al público su último cartucho antes de San Isidro. Entre las rayas de picar inició la faena directamente por derechazos, el pase de pecho resultó elegante para abrochar el arranque. La embestida fue informal, alternó arrancadas humilladas y francas con tarascadas bruscas. Después se aplomó sin opciones y Atienza se pasó sin sentido. Con el acero no estuvo acertado.

El tercero, que lució el hierro de La Dehesilla, fue el mejor de los lidiados. Tuvo humillación en la embestida tras la alegría de las arrancadas. Rafael González inició la faena con cambiados por la espalda en los medios. Mucho viento para plantear la faena en aquel terreno. Aun así, Rafael González logró dos entregadas tandas llenas de disposición. El novillo rompió a embestir por abajo con buena humillación. En la firmeza estuvo la clave. González se sobrepuso al molesto aire, que incluso le descubrió provocando que fuera prendido sin consecuencias. Entendió al novillo. El final por manoletinas mirando al tendido. La decidida estocada cayó algo desprendida y perpendicular. El colorao que hizo sexto fue precioso. Apretó en el caballo aunque después salió suelto. Antes lo había recibido con decisión Rafael González, que brindó a Zacarías Moreno. El programa advertía que en 2017 le había cortado cuatro orejas a una novillada de este ganadero en Robledo de Chavela. El novillo apuntó movilidad en las tres primeras tandas. La faena tenía emoción, ya que pese a que no humilaba del todo, el novillo transmitía. González mostró de nuevo una gran solvencia. Tras esa fase más emotiva llegó la segunda parte tratando de torear pero la falta de humillación afeó las tandas. El final fue por luquesinas. Pinchazo y estocada desprendida.

Madrid, domingo 15 de abril de 2018. Cuatro novillos de José Luis Pereda (1º, 2º, 5º y 6º) y dos de La Dehesilla, desiguales de presentación y deslucidos a excepción del buen 3º. Ángel Jiménez, silencio y silencio tras aviso; Pablo Atienza, silencio y silencio tras aviso; Rafael González, oreja y vuelta al ruedo tras petición. Entrada: Un tercio.