www.aplausos.es

ENCUENTROS CON JOSÉ LUIS BENLLOCH.- PABLO AGUADO

Objetivo, la naturalidad
Ampliar
(Foto: Arjona)

Objetivo, la naturalidad

Por mucho que si te pones delante de la tele el tempo informativo y real de la España que te muestran hagan pensar que no hubiese toros en el mundo, que la curiosidad del hombre solo se alimentase de ese frío polar que recorre la península estos días de arriba a abajo o del procés maldito que todo lo altera, es feria de Sevilla y hay toros. No sé por qué he comenzado a escribir por este palo, pero las quejas por la desatención administrativa y el dolor de aficionado y de español se me caen de los bolsillos. Pero sí, afortunadamente hay más cuestiones que el frío y el procés, y en Sevilla por abril florecen los toreros. De momento los jóvenes, que es como lo más natural, aunque no se fíen de los veteranos que llegada la Feria todo es posible en Serva la Bari, hasta que los más establecidos levanten la voz.

El primer día fue Román por la vía de la épica, el segundo Pablo Aguado por el camino de una depurada sevillanía. Es bueno, diría que imprescindible, que Sevilla tenga sus toreros y que si uno, el último grande, apunta al adiós, otro diga: ¡hola, aquí estoy yo! Dicho sin olvidar que los toreros de Sevilla en el mejor de los sentidos, en la versión sevillanía buena, son toreros para todo el mundo y todos serían pocos. Es el caso de ese Aguado que se dejó ver el miércoles de preferia. Llegó al ruedo maestrante siendo prácticamente un desconocido para la mayoría, dos corridas de toros y un manojo de novilladas como todo bagaje, y toreó con unas formas de las que ya no se ven, bonito y bien diría, que no son conceptos fáciles ni frecuentes de maridar. De tal manera que los aficionados andan ilusionados pensando que a poco que lo repita habrá ocasión para el deleite, que Sevilla ha alumbrado otro torero bueno.

- “Como disfruto es estando relajado, tranquilo, toreando suave, sin forzar demasiado, dándole el pecho a los toros… La naturalidad es lo que me llama la atención de los toreros y lo que busco”

- “Yo hago lo que siento, unos días sale más artístico y otros más enrazado. Y lo que no quiero es olvidar las bases ni los cánones del toreo de toda la vida”

- “Las modas no me valen. Hay que tener en cuenta que el toreo es eterno pero el triunfo es efímero”

- “La primera ley del toreo es dominar al toro. La forma de dominar es ya cuestión del estilo de cada cual, depende del gusto de cada uno. Mando y naturalidad no tienen porqué ser incompatibles”

- “Lo importante es torear bien, lo de bonito es complementario. Además, el bien conlleva lo bonito, pero lo bonito no siempre supone el bien”

- “Una cosa es lo que a ti te gusta ver y otra lo que a ti te llena hacer. A todos nos gustan los mismos toreros, pero luego cada uno torea como Dios le ha dicho que toree. Según las cualidades de cada cual”

- “Algo que no pasa de época es la actitud delante del toro y la torería. Por mucho que el toreo evolucione la torería es la misma ahora que hace cincuenta años”

- “El valor es fundamental para torear despacio. El toreo de toda la vida es la mayor expresión del valor, lo que mejor demuestra la actitud de un torero”

Lea AQUÍ la entrevista completa en su Revista APLAUSOS Nº 2116 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ la entrevista completa en su Revista APLAUSOS Nº 2116

Lea AQUÍ la entrevista completa en su Revista APLAUSOS Nº 2116 para iPad

Lea AQUÍ la entrevista completa en su Revista APLAUSOS Nº 2116 para Android